viernes, julio 08, 2005

Fidelidad, infelicidad, infidelidad

Yo presumo de mente libre, esta es una cualidad “no quiero llamarlo virtud”que me permite pensar un poquito más allá y tener una visión bastante particular de algunas cosa. No pretendo herir sensibilidades, Dios me libre, igualmente no espero tener a todos, ni siquiera a muchos de mi parte, sin embargo se positivamente que debe ser así, como yo pienso, que está bien pensado, es más, creo fehacientemente que tarde o temprano, los humanos se darán cuenta de su error, error que han protagonizado durante años y años y que aún algunos sabiendo que hemos estado equivocados siguen, no se muy bien porque, haciendo promesas inútiles que más tarde o más pronto se desmontan solas.
Basta de palabrería y pasemos a los hechos, creo realmente que los humanos somos infieles por naturaleza, en general, me refiero a la infidelidad en cuanto a las relaciones sexuales y todo su entorno, hombre, ya sabemos que los hay incluso castos/as y también hay quien mantiene fidelidad por amor, religión, clase social, costumbres, y otros motivos, que frenan precisamente eso, el desenfreno, pero retomando mi tesis digo: que ir lo que se dice ir vamos contra natura, creo que debiéramos pensarlo más cuando en las Iglesias o en los Juzgados decimos esa frase célebre de: “te seré fiel hasta que la muerte nos separe” pues va a ser que no, quien, no conoce a gente importante de otras épocas, bueno, y no tan importante, de los cuales sabemos que tuvieron damiselas, concubinas, amantes, cuanto más ricos y poderosos, más grande era el número a contar y con orgullo se cuenta en la Historia de hombres y mujeres que fueron célebres por ser “queridos/as/ y su nombre por ese evento,”famoso”¡ pues si esto es así! mucho menos en los tiempos que corremos, donde la prisa, el estrés, el ahora, el ya, la promiscuidad y toda clase de modernidad adquirida en estos años de “libertad” han dado un poco al traste con algunos topes y costumbres del pasado, dando paso a querer lo que veo porque me gusta y si puedo lo cojo, sin ver las consecuencias posteriores o el daño que se pueda causar a la otra persona que confiaba en ti, claro que mi tesis una vez más es que el ser humano no puede ser fiel a priori, por genes e instinto.
Yo propongo algo así, “no prometamos lo que no sabemos si podremos cumplirlo” sin embargo, si debemos cumplir con las obligaciones adquiridas durante el tiempo que permanezcamos en pareja con dicha persona, hijos, créditos, etc....,pero por favor no digan eso de la fidelidad, si no saben si va a ser posible, de repente ves a alguien que te cambia el chip y no hay nada que hacer, hay, hay, las relaciones humanas siempre tan complejas. Por predicar algo más, sentido común y decir la verdad.

No hay comentarios: