miércoles, julio 20, 2005

(Un hijo especial)

Encontrarle sentido a la vida a esta vida no es fácil, solo si tienes algún “problema” de por vida, vamos, de los que no puedes ni debes zafarte nunca, puede que encuentres algún sentido, incluso piensas al principio “por que a mi”, pero enseguida sientes esa vida maravillosa y todo empieza a cuadrar, les contaré un caso para que entiendan lo que les quiero decir.
Tengo una amiga que tiene un hijo autista, el muchacho es una maravilla, es bueno, está suficientemente educado, no es problemático en si, teniendo muchas virtudes como podéis ver, tiene el otro lado, es dependiente de tercera persona y cada día necesita más cariño y más cuidados y no le faltarán a buen seguro, mientras viva su madre, la cual vive por él y para él en cuerpo y alma. Ella dice que él no cesa de llenarla y enriquecerla por dentro, su serenidad y silencios la conmueven, se acerca a él y ya le siente como si fuese una corriente eléctrica recorriéndole el cuerpo dándola vitalidad y belleza interior, es una unión, mejor una conjunción de dos seres dándose mutuamente lo que el otro no tiene o no puede dar. Estos chicos, distintos y únicos no se sabe por qué, pero tienen una magia especial para quien vive con ellos, se, de más de un padre o una madre que sienten cosas parecidas, creo que Dios es sabio, dándole estas criaturas a ciertas personas ¿con que finalidad? para que esas personas puedan llegar a ser cada día mejores, a lo mejor es la forma de ganarse el cielo, porque su vida es un cielo siempre junto a estos niños tan especiales, si, mi amiga siempre se ha sentido muy especial, desde que le tuvo, siempre supo que Dios la había mirado, desde ese día, solo espera ayuda del cielo para cuidar de ese hijo especial y maravilloso que un día puso Dios en sus brazos.

MI PREMIO

El escaparate de esta vida me ha enseñado mi premio,
mucho más de lo esperado, el premio ........es tan deseado,
que solo Dios está en medio, en medio de lo pactado,
solo él sabe el deseo “ese deseo anhelado” vivir con esta esperanza
pone en mi esfuerzo y mi lucha cada día más constancia.

2 comentarios:

El Orbe dijo...

Puedes decirle a tu amiga, cuando la veas, que es muy afortunada. Que no todo el mundo es capaz de extraer lo positivo de lo inicialmente negativo. Que no todos tienen la capacidad de apreciar lo especial que son las personas, autistas o no, en su justa medida. Puedes decirle también que su hijo es muy afortunado pues está junto a alguien que se ha dado cuenta de todo lo que aporta.
Supongo que todos los hijos son especiales, yo aún no lo se. Si experimento eso alguna vez, espero acordarme de tu artículo, me recordará que todos somos iguales, pero distintos, especiales y únicos.

aniquitita dijo...

Todo lo que se puede solucionar con dinero no es problema, me lo dijeron en una ocasión, y con ésto me doy cuenta que hay problemas que no tienen solución de ninguna manera, hay cosas en la vida que te hacen reflexionar y creo que tu amiga es muy positiva, y ha sabido hacer de un problema de por vida una virtud, y darle mucho amor a un niño que lo necesita y que probablemente mucha gente no hubiera sacrificado su vida por él. Es admirable lo generosa que es, yo no tengo hijos, pero supongo que cuando los tienes ves las cosas de otra manera y eres capaz de dar mucho más que si fuera para ti mismo, pero hay otras opciones que escoger y no todos seguimos los mismos caminos. No quiero valorar lo que está bien o lo que está mal, pero tu amiga tiene el cielo ganado, seguro.