miércoles, julio 06, 2005

Una de fantasmas

Hace un par de días oí a un amigo decir algo así, “a mi no me gusta que nadie me iguale a nadie, porque, que sabe, el que lo dice, como soy yo, que para decirlo hay que saberlo y además reconocerse a uno mismo, para igualarse a otro”, ciertamente, no me había parado a pensar en lo razonable de ese comentario, veo a las personas insatisfechas de toda clase de sensaciones, no toda la población, pero sí un gran número de ellas, en los dos géneros se dan los casos, hombres y mujeres tratando de aparentar lo que no son y queriendo engañar al de en frente consiguiendo solamente engañarse a si mismos, yo como fémina quiero centrarme en este género, “mis amigas me animan a que haga algo para cuidarme y ser más joven” no amiga, más joven no, si acaso lo intentas, “cuidarse” aún hoy no tengo claro a que llamamos cuidarse, lo usamos demasiado para demasiadas cosas, ropas excesivas, pinturas excesivas, tintes excesivos en tonos, calzados excesivos, sonrisas excesivas, altivez excesiva, pasando por el recauchutado, alguna más que otra, y no es cuestión de edades, aunque se lleven la palma las de cuarenta para arriba, que si retoque de pechos, la liposucción, botos para las arrugas de expresion, labios y un sinfín de remiendos, que respeto y perdonen, haciendo de una mujer de su edad, con los signos del pasado evidentes, y no siempre del agrado del espejo, algo sin sentido, disfraz mediocre que engaña a algunos y provoca sonrisas burlonas en otros que ven un esfuerzo inútil por querer aparentar lo que la naturaleza a pulido a base de vida, demasiado derroche para la desilusión más pronta o más tarde, persiguiendo fantasmas hechos en la cabeza, donde algunas piensan lo que otros parecen no pensar, de todos es sabido “que mal piensa, el que piensa, que otro no piensa” y eso suele pasar, derroche de energía que si se tradujese en exceso de trabajo o de sabiduría, otro gallo nos cantara.

1 comentario:

El Orbe dijo...

Ah, las apariencias complejo problema. Sí, es triste aparentar lo que no se es, pero la gente está sometida a mucha presión, tanta que encuentran alivio para sus miserias aparentando en cierta medida. Esto es tan viejo como el mundo. En el caso de las mujeres, y en las de cierta edad más es patético observar a muchas que intentan aparentar que han nacido a partir del año 80. Por decir una cifra. Ya digo que patético. Usando el maquillaje como si fuese taxidermia.