jueves, noviembre 03, 2005

¡¡SIMPATÍA!!

Ahora que están las espadas levantadas con lo de la Constitución y el Estatuto de Cataluña, algunos catalanes no quieren ser españoles “perdón un poco si” en lo que conviene solo, igual los vascos y vete tu a saber puede ser contagioso como la -gripe aviar- y pensar que es mejor sumar que restar…, hace falta ser separatista, injusto, insolidario ni se dan cuenta que hacen daño a las gentes a sus gentes, al final son las que lo pagan. El mundo, las personas no debiera ser de nadie ni de nada sino de todo y ayudarse como hermanos sin necesidad de tener que morir para vivir, si consiguiésemos un día llegar a eso, utopía, ya lo se pero es el camino y no hay otro, lo demás son “palos de ciego” tu das por aquí y falta por el otro lado, la descoordinación no da frutos, no está bien planteada, el consenso o la unión si, hacen falta muchos valores humanos para llegar a esto, muchos gestos conjuntos, yo todavía me sorprendo cuando voy en coche y freno ante dos señores para que pasen y me levantan la mano y me sonríen o cuando a un niño se le escapó la pelota y frenamos y paramos los dos vehículos, el de dirección contraria a mi y yo, el niño se sintió arropado por dos coches (pero es que éramos personas) y la “simpatía” es algo que no ejercitamos demasiado pero que es un gesto que une, formando entre dos o más seres ”esa cosa” que es tocar la vida, sientes que perteneces a este mundo por unos momentos, yo que digo a veces no pertenecer a él, pues si en algunos momentos si que he sentido algo mío, por desgracia poco, la otra cara es la violencia y el desencuentro entre humanos (tan frecuente hoy en día) pero no acabaré hablando de lo malo “simpatía” es el gesto que puede unir al mundo. Cuanta imaginación tengo

1 comentario:

aniquitita dijo...

Cuantas veces nos pasan cosas como las que cuentas y no las valoramos ni nos paramos a pensar en ellas, debe ser porque consideramos que es lo normal la "simpatía", y es cierto que cada vez ésto es menos normal o menos frecuente, sin embargo siempre nos hace reaccionar lo malo con más antipatía si cabe. Deberíamos siempre tener una sonrisa puesta, incluso ante los que son incapaces de reir, quizás de esta manera no iriamos atropellándonos por el mundo unos a otros.