sábado, diciembre 17, 2005

Insisto, hay algo que no se puede ver.

Hoy, en estos momentos, estoy haciendo lo que quiero porque puedo. Mañana Dios dirá. Hay personas que se miran excesivamente el ombligo, hay otras personas que tienen muchos problemas y pesares e incluso son capaces de ayudar y aconsejar a los primeros.
Hoy como todos los sábados he estado en una reunión, somos un grupo de gente bien avenidos, yo les estoy conociendo poco a poco. Como ya sabéis todos los que me leéis, tengo un hijo de 26 años “autista” el niño más lindo y bueno que existe, estábamos hablando de él y la situación mía concreta. Un hombre de este grupo, de pronto me dijo, ojalá yo le tuviera como tú. Me dijo que se le había muerto con 18 años, hubo un momento largo de silencio entre él y yo, su cara …reflejo de sus palabras. Su mujer no podía estar allí con nosotros, porque tenía a unos cuantos mayores de la familia que atender, padres, tía, etc.. “y la gustaba ir, alternar, pero…” ¿Que injusto verdad? Me acordé de otros tiempos, cuando yo tampoco podía, o mejor dicho no debía ir, da igual a donde, y me acordé de esa mujer, como lo estaría pasando, cuidando ancianos y sin su hijo querido….Veis, a los que decís que no hay otra vida. Qué la decimos a esta mujer ¿Que nació torcida? Que no tiene estrella? Os parece justo? A mi me parece injusto que unos tanto y otros tan poco. Hablo de FELICIDAD. Me niego a pensar que esto es así. No la conozco y no se lo que opina. Sin embargo me desespera, si me pongo en su lugar. Me hace daño. Cuando se sufre solo quieres que el tiempo no se ralentice, es la peor agonía, el peor castigo, yo lo llamo el “infierno” por lo lento que va. A veces pienso, si un día me acuesto y al levantarme me doy cuenta que ha pasado el tiempo suficiente para no haberme dado cuenta. El que no sufre, no sabe de lo que estoy hablando. Solo si te encuentras en la situación, puedes imaginar. Este blog se le dedico -a su Dios- para que bloquee sus malos momentos y la dé paz para llevar el día a día. También a ella y a su esposo, decirles que eso que tanto anhelan (ver a su hijo de nuevo) eso si lo tendrán. Las buenas personas que sufren en la tierra, es porque su premio no está aquí, al otro lado del muro. Allí está. Sabéis porque? Porque sufrimos por lo que realmente importa.


3 comentarios:

El Orbe dijo...

No creo que haga falta resaltar que hay cosas que no se pueden ver, está claro... Lo que pasa es que después de leer el art. no se a cual de ellas te refieres exactamente. El ph de la piel como decía el anuncio de sanex? O quizá el olor a coliflor, que no se ve, pero se siente? O quizá el eco de una palabrería equívoca y camufladora de la verdadera personalidad? No se, pero, atención, saberlo me es irrelevante. Sólo demandar un poco más de precisión. A seguir.

marvision dijo...

Gracias a Dios, no puedes entenderlo, eso demuestra que hasta que no se vive no se siente ni se entiende. Hablo del dolor y lo que te creces con él. Mira, el llevar un problema de por vida, sin solución y con buena cara…..siendo muy consciente y un mínimo de inteligencia para darte cuenta y reflexionar “del por qué”, no es fácil Orbe. Soy alguien que me hago muchas preguntas y esta la he dado vueltas tantas veces… Por qué unos tanto y otros tan poco, repito, hablo de Felicidad. Mira está a punto de salir “el gordo”, me asombra ver a tanta gente contenta cuando les toca y antes también con la ilusión de hacerse más o menos ricos y aspirar a esos bienes “materiales” que tanto ansían, en esos momentos es cuando me siento afortunada y desafortunada ¿Que ambiguo Verdad? Afortunada y crecida por saber que eso lo he pasado de largo, el deseo de lo material, este detalle me incrementa y me siento afortunada “tocada”, creo que entiendas lo que quiero decir. Y desafortunada precisamente por eso, las cosas que quiero que me “toquen” no están el ningún “bombo”, o si, solo que el bombo no se ve y aún sabiendo que hay algo que marca nuestro destino, el camino es largo y resbaladizo.
Dila a esa mujer, a la que dedico el post, algo que la dé ganas de vivir, o echémosla una palada de tierra. Yo también he tenido problemas parecidos a los de ella y los tengo, por eso, porque lo sabemos, es por lo que ellos y yo nos entendemos, repito, no puede sentir quien no ha sentido. El estado de espiritualidad que yo he llevado durante muchos años, me he demostrado, que lo que se ve no es todo lo que hay, ya te he dicho que veo más allá, eso no quita que el camino se haga largo y duro, en ocasiones. Estoy convencida de que este mundo es el Infierno. Y hay que pasarle. Sufrir es bueno. No se puede apreciar las cosas si no has carecido de ellas. ¿Entiendes ahora por qué me siento afortunada?
La actitud es fundamental para llevar esta vida adelante, pero siempre hay unos momentos de (incertidumbre, de perdida, de duda) y hay es cuando necesito inyección de estímulo y es cuando a ti y resto de amistades, os necesito.

El Orbe dijo...

Tu no sabes lo que puedo o no puedo entender. Desconozco las circunstancias personales de la señora esta que mencionas en el art. No está en mi esfera, pero bueno, tu ya tampoco, así que supongo que desde tu punto de vista este tema queda para los que pensaís que esta vida es el infierno. O algo así dices, no? Pues mi vida no. Y no permito que se lo atribuyas a una mera cuestión de suerte.