lunes, diciembre 26, 2005

Vivirlo para sentirlo

“La cultura de la diversión” que al fin y al postre es de lo que se trata y a lo que se pretendió llegar desde que el mundo es mundo. El hombre ha perseguido vivir bien, sin necesidades, tener todas las comodidades posibles, no trabajar o hacerlo lo menos posible, mañana será otro día. Esto que apunto “funciona bien hoy” pero si alguien lo piensa un poco, no ves futuro. No importa, seguramente de esto se trata, esto es lo que ha buscado siempre el homo sapiens, desde que se puso en pié. Eso no quita que el futuro generacional le vea turbio, pero que diantre, si solo tengo una vida y dicen que es esta, por qué me voy a sacrificar para las próximas generaciones….. “yo no pienso así”. Sin embargo casi todas las personas de las que me he rodeado desde hace un año, así piensan, con matices, no creen en nada ni en nadie, creen solo lo que ven “con los ojos” unos dicen que el camino está marcado de antemano, otros que hay que trazarlo poco a poco con el cotidiano….que si todas las cosas pasan por algo y hay que saber el por qué….Alguien el otro día hablando, (yo la comenté que creo en un Dios dentro de mi que me dicta el camino y me llevara a donde yo me haya merecido con mi comportamiento a lo largo de este mundo, pasando al siguiente con mejor o peor fortuna gracias, o no, pero debido a ese comportamiento del que hago mención). Esta persona me preguntó “¿Que cara tiene Dios, como se supone que es?” Unos vemos y otros parecen ciegos y no es cuestión de ojos. Dios, el mío, el que yo siento, no tiene cara, no es materia ni antimateria tampoco. Pero le he formado yo en mi mente y es el mío. Me apena que no se pueda enseñar lo que veo. Creo que cada individuo se tiene que formar a lo largo de sus vivencias a sus buenos “ayudantes” o malos “fantasmas” solo es cuestión de quererlos ver, abrirse por dentro e interiorizar. Se vive demasiado de cara afuera. Mi destino le haré yo, con ayuda, de mi Dios, que ya me ha marcado el camino hace mucho, mucho tiempo y cada paso que he dado ha sido porque él lo estableció así, segura estoy de haber vivido mucho, sin enterarme demasiado del todo, pero sí, y la recopilación de lo vivido es la culminación de toda vida/muerte. Entendido queda el hecho de que los demás no lo vean como yo, ya que no han llegado al punto del que hablo “hay que vivirlo, experimentarlo” pero seguramente el día que alguien lo sienta o lo oiga en boca en otras personas, se acordará de que un día alguien lo escribió en un blog y estas palabras cobrarán realismo.


No hay comentarios: