martes, enero 24, 2006

Yo estuve allí - capítulo II

Las casitas son redondeadas, no tienen esquinas, los tejados de cuatro aguas las hace resistentes y fuertes a las lluvias, debe llover mucho por aquí en vista de los campos tan verdes y frondosos, árboles y espesura hacen un paisaje bastante húmedo y bello. No veo ninguna Iglesia, pero veo una torre con un gran reloj marcando los cuartos las medias y las horas, se puede oír desde los campos, allá a lo lejos. También es raro, no veo nada en el horizonte, ni más casas…., que extraño, es tan bonito todo.

Unos chicos, cuatro o cinco son y van en pandilla, les seguiré, se van hacia el río, no llevan ni baldes, ni calderos ¡espera! Llevan….parecen toallas, ¡Ah! Claro, irán a nadar, esperaré a que se metan en el agua y luego veré que hacen. Sí, están nadando y desnudos ¡Vaya! Esto si que es naturaleza y belleza. Hay uno que nada muy bien y juega con otro más tranquilo y lo mete para adentro empujándole la cabeza para abajo, juegan, ahora parece que están echando una carrera a ver quien llega primero, hay uno que nada especialmente bien, pero no intenta ganar, ya sabe que es bueno, no lo da importancia y se para porque ya sabe que gana siempre, no están demostrando nada. ¿Nadando en invierno? Sí que es raro, sí. ¿No tendrán frío? Quien anda por ahí, oigo unos pasos y me escondo entre el follaje, un muchacho solo, su cara, veo su cara, ¿triste? No exactamente “distinto” esa es la palabra y solo muy solo, salgo de entre los matos, voy a saludarle y le digo ¡Hola! No me contesta, no me extraña, va absorto en sus pensamientos y lleva algo así como un libro en la mano, pero tan solo. Dejémosle. Bueno, el griterío de los nadadores me cambia la vista que la vuelvo para ellos, salen, me volveré de espaldas, no quiero intimidarlos, daré un pequeño paseo mientras, ¡chicas! Vienen chicas y estas si traen calderos y ánforas, vienen a por agua, espero que los chicos se vistan antes de que ellas lleguen o será un momento engorroso para alguien, ¿No os parece? Que va, ellos ya saben que ellas vienes.¿sabéis que están haciendo? Escondiéndose, seguro que han venido antes para nadar y saben que ahora ellas llegan y se esconden para verlas llegar. Ellas vienen cantando, contentas. Yo se donde están ellos escondidos, detrás de unos árboles unos y detrás de unas piedras y maleza otros, que divertido, ellas llegan y llenan sus cántaros y botijos ¡hay pícaras! Están buscando con sus ojos, me parece que esto ha pasado más veces, les buscan a ellos, no es la primera vez que esto pasa, ya lo veo ya, uno se acerca por detrás y llega a la altura de una de las chicas y ella se vuelve y corre, las otras al ver a su compañera hacen lo mismo por un momento las risas y el jolgorio que se forma por las persecuciones de unos a otros hace que me sienta transportada a otra vida, cuando terminan de jugar ellos cogen los cántaros, calderos…y se van con ellas hacia el pueblo. Allá a lo lejos veo otra vez al chico de antes, paseando, con la misma expresión y absorto en sus pensamientos, agito mi brazo en señal de saludo, imposible, si antes no me vio y estaba cerca, ahora es casi imposible que me perciba, ¿Por qué no estará con los otros? Ya tendré oportunidad de preguntarle algún rato.

Suena el reloj y que claro se oye, me voy a la aldea a ver si veo a alguien con quien hablar un rato. Desde aquí veo que el pueblo se mueve, no es un terremoto, no, sino vida, es lo que percibo y me llega, ventanas que se abren gente que sale a las mieses con guadañas, rastrillos y otros utensilios, con burros y otras caballerizas, a labrar la cosecha, otros vienen con carros y cuévanos de hierba y verde fresco para los animales, cardías para los conejos, un hombre trae un ato de ellos y se los hecha, los conejos corren dando saltos a comer los tiernos brotes que su amo les hace llegar y agradecen así, otro hombre parece estar picando con un hacha ¿calabaza? Nabo? Algo de eso debe ser y lo hecha en una artera donde hay cebada o centeno y lo hecha en el pensero de las vacas que están esperando a comer desde anoche que lo hicieron, una mujer sale con un delantal cogido con sus manos y empieza ha hachar maíz mezclado con otras semillas, claro, para las gallinas que pican aquí y allá en el corral, esto es vida. Un perro amarrado me ladra dándome la bienvenida, que raro, si a mi los perros no me tienen un especial cariño yo me imagino que es por mi amor a ellos “recíproco”, será un perro especial, me alegro. Oigo una algarabía allá al fondo del pueblo, todavía no he llegado allí donde la torre del reloj, seguramente es el edificio principal de la aldea, algo así como “la casa de todos” me acercaré, salen hombres, mujeres y niños se acercan allá, algo importante estará pasando, no me lo pienso perder. Al doblar una esquina vuelvo a ver al chico y si, lo confirmo, lleva un libro en la mano y va paseando con la vista distraída como en otras veces que le vi, si le digo algo le saco del mundo donde parece que se ha metido, no perturbaré su devenir, seguro que le encuentro en más ocasiones y tendré la oportunidad de saludarle o hablar…

¡¡Fijaros!! Que espectáculo, que bonito, cuanta gente, niños saltando y brincando, animales con sus amos, mujeres con cestos llenos de viandas, hombres poniendo algo entre dos árboles subidos a escaleras rústicas y ayudados por otros para que no haya accidentes y veo lo que están haciendo, colocando una gran pancarta con letras grandes y legibles donde pone FIESTA DE LA VIDA, BIENVENIDOS TODOS…

Continuará..


3 comentarios:

Maha dijo...

Hola mi querida Amiga...... pasaba a saludarte y decirte que he estado media perdida..... porque estoy en medio de unos procesos personales.... ¡de esos internos! tu sabes!!!.......
Bueno como siempre entre y leí lo que has escrito.... y estoy metidisima con la historia y por supuesto en que terminará...... donde esta ese lugar?......
verdad o fantasía?......

Aún no se que pensar......
Bueno mejor espero a leer la siguiente parte......

Un enorme Abrazo para tu Corazoncito.......
Estoy contigo...... simplemente pasando por procesos necesarios.....

Un Besito.

Opalo dijo...

Hola Marvision:

Bueno, dado que la historia aun no acaba, solo queria que supieras que la estoy leyendo y estare al pendiente de la continuacion. Muy lindo el lugar que describes...
Cariños

marvision dijo...

Maha, siento que tengas “problemillas” personales y deseo que se pasen pronto, mantenme informada.
En cuanto a la historia, ¿A que es chula? Sigue, sigue…el lugar puede ser imaginación pero tiene mucho de realismo, del mío, espero que lo entiendas.
Te miro todos los días y vi que no escribías, pero empezarás seguro otra vez. Te veré.

Ópalo, ya se que me lees, el “lugar es lindo y quiero que mi vida también lo sea. Gracias