miércoles, marzo 22, 2006

Creer-no creer-en qué creer

Creer o no creer y en qué creer e aquí la cuestión. Las religiones se han hecho a si mismas partiendo de un Dios existencial y formando un aglomerado alrededor de imágenes idolatradas conjuntamente con libros en los que contienen manuscritos, cartas...hablando de esos Dioses. Las gentes en estos tiempos que corremos, donde algunos valores fundamentales están tan desvalorados y arrastrados por el suelo, nacen dos caras contrapuestas, a mi entender.

La gente creyente, con más o menos arraigo, grupos y asociaciones católicas, cristianas, musulmanas…y otras innumerables religiones que pueblan la esfera, donde los (creyentes) creen y se dejan llevar por esas creencias, dando bienestar a sus vidas. No tienen más que cumplir los mandatos del su religión y tener FE, para pensar que vivirán eternamente, en eso basan todo lo que les rodea. No tienen porque ser más o menos listos, no es cuestión de “inteligencia”, sino de FE, creencia firme y sin fisuras. Seguro?

La gente que no cree en nada (ateos) que basan su existencia en paso efímero,”polvo al polvo”, solo continuado por los recuerdos y hechos dejados, o algún vástago que le continúe, la ciencia y su vida es lo más importante porque solo tienen una en su cabeza, ésta, por ello tienen que sentirla al máximo, viviendo a “tope”, creen en ellos y lo que son, sin fisuras, dicen estar abiertos a explicaciones demostrables, sin embargo se aferran a que, si no veo…en fin.

Hay otra pequeña cantidad de gente que esta en la cuerda floja o a caballo de las dos, -por ejemplo- No creen en un Dios. Creen en la evolución de la especie. Creen que el cerebro está poco desarrollado aún. Creen en una continuidad, gracias a esa evolución de la especie. Creen en un chip personal “energía”, que seguirá implantándose en otro ser una vez finiquitado el cuerpo material. Creen que eso son “etapas”, de perfeccionamiento personal “aprendizaje”. Y aún y así no lo tienen claro. Tienen muchas dudas y estás expectantes a lo que pasa y quieren saber más, este tema se vuelve –el más vital para estas personas- es a todas luces –el más importante- incluso- el único importante.

Solo los fanáticos están seguros de si mismos, el ser inteligente solo tiene dudas.

Bertrand Russell

6 comentarios:

Opalo dijo...

Pues yo creo que al final cada uno es libre de creer o no creer en lo que quiera...ya que siento que las creencias no van a afectar en nada lo que realmente ES. Para mi Dios (el nombre que se le de no tiene importancia)esta MAS ALLA de todo lo humano, de todo lo terrestre, de todo lo material.

Teculio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Teculio dijo...

Hola marvisión. Que buen post has traído a la palestra, precisamente hace poco leí en un blog, un artículo que hizo alguien, contraponiendo la moral atea y la moral inspirada en la religión, lamentablemente el autor tiene una posición dual y ambigua, pues por un lado pondera el ateismo como sustentador de valores desinteresas y actitudes correctas nada más porque sí, pero por otro lado termina afirmando que él, no es ateo, lo cual es absolutamente contradictorio, engañoso e hipócrita desvirtuando la credibilidad del mencionado artículo.

Si me lo permites trataré de hacer una reflexión acorde con el espíritu de tu escrito, desde el punto de vista de mi leal saber y entender.

Debo aclarar antes que yo no soy religioso, soy laico y anticlerical por tanto no pertenezco a ninguna religión, no obstante creo con absoluta convicción en el espíritu que me anima, en la dignidad que el mismo espíritu me otorga y que, me hace ser el que soy y, digo que ese espíritu es, “yo soy”, en efecto es el mismo que aquí te comenta y por ende, creo en un ser espiritual primordial del cual emana todo lo habido y por haber, ese ser es, al que todos llaman Dios en sentido general y al cual le dan innumerables nombres y, Es, porque yo soy, de igual naturaleza también.

Siempre he creído que, a la hora de explicarnos el universo y el mundo en particular no debe hacerse bajo planteamientos dogmáticos que ofendan la inteligencia, sino que la cosmogonía y explicación de todo lo existente, visible e invisible debe hacerse con lógica y aplicando la razón a fin de encontrar conceptos y definiciones aceptables a las exigencias de un mínimo de inteligencia, aun cuando no todo pueda ser demostrado de forma teórica al menos hipotéticamente sea viable dentro de una razonable duda.

El ser humano es un micro universo y en el se encuentran encerradas (en la memoria ancestral) casi todas la respuestas que nos permiten explicar la historia completa del universo. Es de eso que, yo me he valido para sacar mis conclusiones. Algunas de ellas quizá sean odiosas o chocantes, pero nunca ofensivas a la inteligencia que reside en la sabiduría del ser.

Es cierto que muchos valores verdaderos han sido pisoteados y ruedan por los suelos, justamente porque en la gente de hoy, existe una actitud timorata ante la moda, o ante posturas equivocadas que gozan de gran divulgación y hasta de cierto prestigio, como la llamada “TEORIA” de la evolución de las especies, sin que nadie ose contradecirla con argumentos demoledores que prueben que, su sustanciación es falsa, como también falso es, el planteamiento del creacionismo simplista. Es decir hemos dejado que se juegue con la dignidad humana sin decir esta boca es mía. Y ahora nos encontramos que, hasta nos avergonzamos de identificarnos con esos valores primigenios o nos afrentamos de llamarnos de tal o cual tendencia o creencia, así como muchos se afrentan de llamarse ateos a pesar de que, como referí ponderan la moral ateísta.

Yo no creo que sea estrictamente necesaria la religión para adquirir valores éticos que sustenten la moral que favorezca el crecimiento espiritual del ser humano, pero sí creo necesario el reconocimiento del amor como un poder que equilibra, ordena y armoniza las distintas fuerzas que pululan en el universo.

Hay que estar claros para no ser llamados a engaño que en el mundo solo hay dos caras o posturas, la de la vida centrada en el Amor (el Dar y recibir) que no permite dualidades y la de la ciencia centrada en el bien y en el mal y que es dual por antonomasia. Los que no conocen esto andan y andarán dando palos de ciegos, elucubrando explicaciones antojadizas que al final terminan en una de estos dos caminos o planteamientos.

No es difícil ser ateo, (yo lo fui antes) lo que es difícil es soportar la vida atea, más cuando descubres el vacío que tienes por dentro, donde todo esta muerto, corrupto e inmundo.

Lamentablemente la gente, no es lo que dice ser en materia de crencias, la mayoría de personas que se auto llama religiosa o afiliado a una religión (y lo digo sin temor a equivocarme) es realmente atea y oculta su ateismo bajo esa fachada. Por eso es que los verdaderos creyentes, así como los ateos, criticamos acremente a muchos “disque” religiosos que, en verdad son ateos recalcitrantes y su conducata así lo demuestra, son pocos los ateos que en nuestras sociedades occidentales democráticas o del medio oriente con fuerte presencia religiosa islámica que confiesan abiertamente su ateismo, como se hacía en los regímenes comunistas sustentados en la filosofía materialista, por temor a ser mal vistos y a que se desconfíe de ellos como entes potencialmente peligrosos para la humanidad.

Es obvio que el ateísmo es deshumanizante y por ser una teoría falsa que ataca la dignidad humana, es incapaz de sustentar el devenir exitoso de sociedades humanas centradas en esta creencia, a largo plazo, como lo ha demostrado la historia.

Creo que hay mucho más que decir, pero me extendería demasiado por lo que, para terminar voy a decir lo siguiente: Es cierto que todo el mundo es libre de creer o no creer, de escoger su camino, si el de la luz o el de la oscuridad, si el de la armonía o el de la guerra, si el de la vida o el de la ciencia del bien y del mal, pero lo que no es cierto es que, “las creencias no van a afectar en nada lo que realmente ES” eso no es cierto, claro que las creencias sí afectan lo que ES, al menos para cada quien que cree lo suyo, ya no digamos al conjunto. En este caso me remito a la física cuántica que postula que la percepción del observador modifica el fenómeno real. No obstante hago la salvedad de que, si la afirmación se hace sin haber observado ningún fenómeno, por ejemplo por ignorancia o por maldad, en ese caso es como dice ópalo, no va afectar lo que realmente existe. Y el último aspecto es que a veces consideramos a dios desvinculado del universo material, como cuando se dice “Dios está más allá de todo lo humano, de todo lo terrestre, de todo lo material” No, en realidad Dios está íntimamente ligado a lo humano, de hecho está en el interior mismo del ser, y es coexistente con la energía que sustenta la materia, sin el toda la estructura de la materia se desmoronaría como se desmorona el ser humano que su energía espiritual se ha extinguido.

Muchas gracias mi querida marvisión por la oportunidad de disertar en este tema tan prolífico e interesante.

Saludos cariñosos para ti y para mi amiga Ópalo

Pryncesazul dijo...

Hola marvision, estoy de acuerdo con indio jiñocuago este tema es muy extenso y no terminariamos nunca de hablar, yo soy catolica y respeto las creencias de todos, en lo k a mi respecta hay un Dios... simplemente mil nombres.
cuidate mucho
sonrie
nos seguimos leyendo
besos y abrazos
bye

Luunna dijo...

Bueno las religiones en si , sus cabezas visibles han dado muestras de ser humanos como cualquiera y haber cometido atrocidades como cualquiera, yo era CATOLICA, hoy no me puedo catalogar asi, hoy digo que soy CRISTIANA creo en DIOS, pero no puedeo creer en los curas.,asi que me los salto hablo directamente con el sin intermediarios.
Un saludo
Luunna

Julio César dijo...

No sé, pero creo que cada uno de nosotros tiene su percepción bastante personal de como es su Dios.

El mío no es el vengativo, ni el que exige diezmos, mucho menos el que me odiará si fallo...

El mío, es mi amigo.

Me llevo tus letras impresas en la cabeza, me provocas reflexionar.. Gracias.