jueves, marzo 16, 2006

(EL SOL Y EL MAR)

(EL SOL Y EL MAR)

Un rayo de sol tocó el agua del mar
formado una parábola de estrellas,
luciérnagas escapadas de la unión
como si hubiesen preñado de pronto,
espectáculo incandescente de alegría
chispeando alegres en la salida,
el agua fría…, el sol ya se encargaría
de calentarla y llenarla de amor,
tercamente el sol la acariciaba su orla
y ella agitada, bailaba al son de su ola,
los dos se tenían en su muda expresión,
se sentían a gusto en su devaneo
de pronto, un barco pesquero se cruzó
y la escena de amor desapareció,
se paró la magia en ese preciso momento
aperté los ojos de la escena vivida,
posiblemente, cuando pase el barquito
volverá la fantasía ha empezar de nuevo,
pero ya no será mi fantasía, la que yo seguía,
por un momento esta tarde, el sol y el mar se amaron
y esa romántica escena me alegró el día.

6 comentarios:

Pryncesazul dijo...

k intensa, haces k me emocione!!!!! ja,ja
sabes me encanta leerte, me alegras la mañana, excelente.
cuidate mucho
saludos
bye

TIFY dijo...

hello,, que romantica escena con ella ya tambien se me alegro el dia,, y esperovuelva a pasar pronto el barquito..saludos guapa.. cuidate mucho y un abrazo...
pd.. no me avisas ya cuendo escribes... buuu
saludos

Luunna dijo...

Uno puede llevar sus sentimientos a cualquiera escena de la naturaleza, le parece que es obra de nuestros sentimientos
Un saludo afectuoso te sigo leyendo
Luunna

marvision dijo...

Bienvenida princesazul, me alegro de tu emoción, un besito

Hello,tambien me alegro de tu emoción, ya sabes que te avisaré, siempre lo he hecho.te quiero

Lunna, claro, de eso se trata, en que estaría pensando yo...un beso

Matego dijo...

Clap clap clap! Gracias por compartir esa escena de pasión, eterna y fugaz, de la que fuiste testigo. Momento en el que escaparon a su más ferviente deseo dos fuerzas que en escencia parecen opuestas y, sin embargo, se complementan.

Un abrazo.

Teculio dijo...

Para Marvisión

Estoy aquí presente
aunque no mires otra cosa
que mi sonrisa ausente
Estoy en las moléculas del aire
que van y vienen cuando respiras
En la brisa fresca que te acaricia
en la calidez del sol que te admira
y urgida de descanso reposas
huyendo de los paraísos artificiales
vienes aquí y en instantes vives la verdad
del sol y del mar, y soy en esa levedad
del rumor marino, imágenes inmortales
que tu mirada busca en la lejanía
alejándose, súbito, el miedo a los días grises
a la resurrección que en tu sangre bulle latente
a la penumbra sediciosa del dolor y el desamor
vives la verdad y no temes acercarte al resplandor
porque en el fondo sabes que estoy aquí presente

Indio Jiñocuago