sábado, marzo 25, 2006

Rocío Dúrcal, quedas en nuestro corazón.


Ha muerto Rocío Dúrcal

Esa cantante española tan constante, tan querida en España y Latinoamérica, se hizo famosa desde muy pequeña, siendo una niña prodigio y protagonizando películas como (Canción de Juventud, Rocío de la Mancha, La chica del Trébol y muchas más), pero recuerdo especialmente una, (Acompáñame) una película que recuerdo por algo especial, viene a mi memoria ahora como parte de un momento y su canción cantada a dúo con un tal Enrique Guzmán al finalizar la película... También me trae recuerdos de ella cuando me sitúo en mi colegio, un internado para niñas, en el que permanecí interna tres años. Allí había niñas de muchas provincias. Recuerdo cuando Rocío se casó con el célebre cantante Júnior, (componente de Los Brincos y posteriormente formando pareja con Juan Pardo llamándose –Juan y Júnior-) entonces un hombre perseguido y estimado por las féminas, recuerdo a una compañera de estudios que le gustaba él y recuerdo lo que nos contaba cuando iba a verle, ya que veraneaban en aquellas fechas donde ella vivia, con qué cara ella veía a Rocío. Son recuerdos, no he vuelto a saber de esa compañera en tantos años, seguro que ya ni le gustará Júnior, y, estoy segura que con el tiempo Rocío es una muy querida cantante para ella y para todos los españoles. Rocío nos ha dejado a la temprana edad de 62 años, víctima de un cáncer, la enfermedad maldita. Sabemos que es querida por mucha gente y hoy es un amargo día para la música ranchera, que fue en su última etapa lo que la dio el resplandor y con él se va. Desde donde esté nos deleitará con una de sus canciones. Tienen una gran familia y les quiero mandar mi pésame desde aquí, tengo singular simpatía por su hija Sheila, nació el mismo año que mi hijo, por lo tanto tiene 26 años y se ha quedado sin madre. Es triste pensar que ya no está esa madre que seguro aún necesitaba, para ella y todos, un recuerdo muy especial. Rocío Dúrcal, descansa en Paz.

8 comentarios:

ElJose dijo...

gracias por tu visita
y si estamos totalmente de acuerdo, no creas que no hago cosas, hago muchas y voy de frente y lo digo.
saludos

xienra dijo...

Pasé parte de mi infancia enamorado de esta mujer. Mi hermana tenía un disco "Canción de Juventud" y la chica de la portada era tan wapa...¡Joder, maldita puta enfermedad!

Anónimo dijo...

Dijo Rocío Durcal en una ocasion...
Hay que valorarse lo justo, la valía te la deben de dar los demas.

TIFY dijo...

hello.. Rocio Durca, siempre sera " EL AMOR ETERNO" de muchos que gustaban de su music, de ella y de su gran fortaleza para afrontar una enfermedad que le estaba acabando..
Nos queda su musica para siempre y bueno paz en su tumba...
saludos guapa..

marvision dijo...

Gracias a todos por vuestra opinión respecto a esta gran mujer que nos dejó su música para el recuerdo. Al usuario anónimo quiero decirle que, de acuerdo, sin ninguna discusión, nadie sabe lo que uno mismo vale. Sin embargo es bueno creer en uno mismo, NO crees?

Misionero dijo...

Muy dicente y muy sentido tu post, comparto plenamente el pesar por la partida de la inolvidable Rocío Durcal, cuyas películas y canciones inspiraron nuestro romanticismo y amores de juventud. Siempre vivirá grato el recuerdo de Rocío en nuestros corazones. Ahora seguramente estará alegrando el oriente eterno con su dulce voz, con canciones de ayer, de hoy y de siempre.

Un abrazo grande para ti mi querida amiga

Misionero

Teculio dijo...

Hola marvisión…

Me sumo a rendirle homenaje a mi admirada y querida Rocío, aquí en tu blog. Lamentable que el cáncer continué siendo uno de los azotes endémicos más crueles e implacables de la humanidad sin que los avances técnicos y tecnológicos hayan logrado frenar su avance a nivel mundial. Te dejo tanto un mensaje de cariño como de duelo por la prematura partida de ésta muy querida cantante española.

Indio Jiñocuago

Opalo dijo...

Yo tambien me uno a este homenaje, es una pena que el cancer siga haciendo estragos en tantas familias y personas porque aun no sabemos como protegernos de el.
Descansa en paz, Rocio.