sábado, abril 22, 2006

El abanico de la verdad

Os voy a contar una historia que leí de pequeña y ahora lo vivo como algo que me quedó marcado para recordarlo y entenderlo.

Había una vez dos niñas hermanas, una era hermosa, guapa, sobresaliente, su belleza era deslumbrante, tenía coquetería y gracia para atraer a todos los hombres, pero su corazón no era generoso, se sentía tan importante que solo albergaba vanidad. Su hermana por el contrario era poco agraciada, diríamos incluso fea, vergonzosa, introvertida y apocada, no había comparanza con su hermana, pero su corazón era generoso y guardado en el fondo de él todo Amor y deseos de encontrar a quien dárselo.

La niña fea quería a su hermana que no hacía mas que vanigloriarse de lo guapa y bella que era, iba a fiestas y sus cabellos rubios brillaban tanto como ella, allí donde entraba dejaba un reguero de deseo, su hermana fea eclipsada por su belleza empezó a dejar de asistir con ella a las fiestas, ya que se pasaba la tarde en un rincón mientras la hermosa estaba rodeada de galanes. Decidió un día hacer algo que la llenase, y dijo, soy fea y no me quieren por ello, iré donde no me puedan ver, se fue a una residencia de ancianos ciegos e hizo amistad con una viejecita que necesitaba ayuda para caminar, todas las tardes iba donde ella y la ayudaba a dar un paseo, tanto se comunicaron y llegaron a intimar, que era feliz olvidando su desgracia en cuanto a sus relaciones personales. La viejecita la llegó a querer tanto que la hizo un regalo y la dijo: toma, es un abanico, llévale siempre a todas las fiestas y salidas que hagas, él hablará por ti. La niña era tan buena que le agradeció a la anciana el regalo, pero no pensó que era nada más que eso, un presente, esa noche la anciana murió. La niña pasó una temporada muy triste y no salió de casa, un día su hermana la animó y la dijo tienes que venir conmigo, (lo hacía, no porque la quisiera, sino para vanigloriarse de su porte, llevándola para avergonzarla una vez más), ella pensó en la anciana y el presente que la dio y dijo, ¡voy contigo!, se vistió y cogió el abanico que llevó a la fiesta. Como siempre al entrar todos los jóvenes se arremolinaron alrededor de la niña hermosa y la niña fea se quedó sentada en un diván, sacó su abanico y se dio aire con él, de repente algo sucedió, los galanes empezaron ha acercarse a ella uno tras otro y ella muy sorprendida les fue saludando sin comprender mucho, de pronto se acercó el hombre del que ella siempre estuvo enamorada en secreto y la invitó a bailar, ella aceptó y estuvieron danzando toda la noche. Su hermana la hermosa no comprendía nada, todos los galanes estaban más pendientes de su hermana que de ella y la envidia la corroía.

Por la noche llegaron a casa y la niña hermosa le preguntó a la niña fea por que creía ella que había pasado eso, si nunca se le había acercado ningún hombre. La niña fea le contó a su hermana lo de la anciana y el abanico y la dijo que posiblemente la influencia de la anciana (que tanto la quería) había hecho el milagro. Al cabo de unos día y viendo que su hermana fea tenía tanto éxito con su enamorado y demás jóvenes, la entro una envidia profunda y dijo: Si mi hermana que es fea y nadie la quería la ha hecho hermosa para los hombres, yo que soy hermosa me volveré mucho mas linda, así una noche que su hermana dormía profundamente, gracias a unas hierbas que ella le suministro en la cena, le cogió su abanico y se fue a la fiesta, se sentó en el diván y empezó a abanicarse, cuanto más se abanicaba su cara se iba transformando también, se volvía dura y endemoniada como su corazón, ningún joven se le acerco siquiera en toda la noche. Cogió el abanico y lo destrozó. Al llegar a casa estaba su hermana despierta y la preguntó ¡donde está mi abanico! La contestó; lo he destrozado y tirado. La hermana buena la dijo: Pues has destrozado tu vida, ese era el abanico de la verdad, con él salen los sentimientos a flote, tu corazón ha hablado, por eso te has convertido en una “desagradable hermosa” a mi me convirtió en una “fea agradable”, al romper el abanico eso no lo podrás cambiar nunca, quedando así de por vida, tu vanidad y maldad han hablado.

Esto era un cuento que leí de pequeña y ahora cobra realismo. Era un abanico, podía haber sido cualquier otra cosa, objeto, que se yo. Pero también hay personas que pueden sacar de nosotros lo mejor y lo peor y vernos reflejados en nuestros actos gracias a ellas, por eso hay que mirar a ver que tenemos dentro de nuestro corazón, ya que la envidia y la vanidad suelen ser un buenas impostoras y disfrazan la verdad en mentira.

El hombre que busca la perfección asume sus responsabilidades con decisión y valor. No especula con el triunfo fácil.

18 comentarios:

Julio César dijo...

Mira nada más, vine a decir hola, y me llevo una buena reflexión.

Eso te hace ser quien eres, ese poder.

Opalo dijo...

Que linda historia!!!
Y es que tarde o temprano LA VERDAD sale a la luz...de alli que es mejor SER que PARECER, para evitarnos malos momentos cuando nuestra verdadera esencia sea revelada.
Un besito

Amy dijo...

Alguien muy feo, le decía a la fea mujer que atendía la oficina de correos, cuando ésta le respondía groseramente a una pregunta: "Mire Señora, los feos no tenemos derecho a ser groseros". Y vaya lo feo que era aquel señor, aún lo tengo en mi memoria. ¿Qué fue de él? no lo sé, creo se fue al extranjero, pero mientras vivió en mi pueblo, fue conocido por todos, como el hombre más agradable, más sonriente, a quien todos querían invitar a sus reuniones o fiestas, porque era quien amenizaba con sus chistes el instante, quien para todos tenía un comentario agradable, quien a todos daba un poquito de su alma para que la vida fuese hermosa cada día. Y un día marchó y un gran vacío nos dejó, legándonos eso sí, los recuerdos de sus bromas, de sus salidas impertinentes, muchas veces, que paradojicamente a nadie molestaban. Y cabe añadir, que nunca hizo feliz a nadie dándole dinero, porque no lo tenía. Donde esté, que Dios siga poniendo en su corazòn ese don.

La verdadera fealdad no se evidencia en el rostro, sino en el corazòn. ¿Cuántos son los que bajo una máscara hermosa guardan la verdadera identidad de sus vidas, plétoras de mentiras e iniquidades?

Sin generalizar, muchos son los que en este mundo tan falto de amor, viven pendientes del físico, del abolengo y de la adulación interesada, producto de su arribismo, así como del daño que puedan causar a otros con sus actos o sus comentarios. Por eso tú Marvisiòn, no pongas atención a los comentarios que algunos te han hecho. Yo hasta me atrevería a decir: No gastes palabras ni siquiera mencionàndo lo que te dicen, mas bien, está siempre presta a borrar todo aquello insano que te escriben y no des importancia a lo que no vale. A veces noto que por tú darle tanto colorido, es que vuelven a arremeter contigo, pues han visto que es tu punto débil. Sé indiferente, no veas tanto... Ver mucho, tanto a ti como a mi, nos afecta. Pórtate con la inocencia de un niño, que no ve sino lo que es bueno... lo demás que se evapore...

que Dios te bendiga...

marvision dijo...

Julio Cesas
Gracias por venir y me alegro de que te lleves una buena reflexión.

Ópalo
Quien está seguro/a de lo que es? Yo no. No estoy segura de nada, solo tengo sensaciones, que pueden ser de todo. Poner buena voluntad, eso si, pero no es tan fácil hacer lo que se debe, te lo digo yo, solo se que Él, ese que vive dentro de mi me quiere como soy.

Amy
Te agradezco tus palabras de ánimo y gracias por los comentarios.

Un saludo a los tres

TIFY dijo...

Hello mi querida Marvi..no habia podido venir por motivos de saludo, `pero otra vez estoy aca y me encontre con esta BUENISIMA REFLEXION.. y si quees cierto eso..y creo que la verdadera belleza no esta en nuestro fisico, esta en nuestro corazon, en nuestra alma.. lo que pasa es que hay muchos que no comprenden eso. y se dejan llevar por lo que ven y se limitan a la superficialidad..
creo que con el abanico se logra ver las cosas mas alla y se comprende el sentido de la verdadera belleza y humildad..
hermosa reflexion.. Un saludote amigua y un beso enorme.. para ti..

ElJose dijo...

Muy linda reflexion mar, ademas me senti niño leyendo una fabula, bueno habitualmente me siento niño, quisiera agregar que mas que un bello rostro, no hay para mi gusto mejor reflejo del corazon, que una mirada o una sonrisa, de esas sonrisas que te iluminan o de esas moradas que te ves a travez de ellas.
Un beso

Sacri dijo...

La belleza fisica no lo es todo en la persona, la belleza la tenemos en el corazón, en el alma. Hace años conocí a dos chicas, una estaba muy bien, no es que fuese realmente bella, pero atraia a simple vista, la otra, pobrecilla, ni atraia ni nada de nada, pero cuando empezaban ha hablar, la que todos pensaban que era la mas bella, no sabia ni explicarse, mientras que la otra, además de saberlo hacer, era alegre, risueña y te hacia sentir feliz.
Hay que mirar en el interior de las personas, aunque todavia para muchas, lo que es mas importante es el fisico !que pena!

Un saludo

SOLCLARO dijo...

Muy padre texto, para reflexionar.
Muchos ven la envoltura, cuando el regalo esta a flor de piel, nunca lo encuentran.

saluditos y abrazos

alma:-)

Aire dijo...

Que bonito cuento, en este mundo donde todavia la parte externa es lo mas importante, tanto influye el fisico y las posesiones, los titulos, en fin!... pero siempre conformen pasan los anos tambien he percibido que la verdad sale a la luz, asi que hay que meditar mucho y preocuparse mas por la parte interna que por la externa. Muy bonito Mar, me encanta cuando escribes temas asi y vuelves a trasmitir esa energia tan linda e inocente. Besos,

marvision dijo...

Gracias por vuestros comentarios, me alegro que os haya gustado lo que he querido contar con ello, espero que lo hayais entendido, el que lo tiene más dificil, ese es más probable que lo consiga, precisamente por eso, por la dificultad.
Un saludo

Pryncesazul dijo...

que hermosa historia, nunca la habia leido, y tiene toda la razón, si k nos has puesto a pensar a todos eh!, me encanto, muy bella
nos seguimos leyendo
besos y abrazos
cuidate mucho
sonrie
bye

Olie dijo...

El texto es muy profundo, a la vez que hermoso. Nos enseña que, tarde o temprano, la verdad de las personas sale a la luz. Y por eso nos insta a ser mejores...
Esto me hace pensar en los vitrales de las iglesias. Sin luz, entre las sombras, se ven opacados, pero basta que el sol los toque para que embellezcan. Así deberíamos ser los seres humanos, como los vitrales, pero además, siempre preocupados de permanecer al lado de la luz y no, cerca de las tinieblas...

Un fuerte abrazo desde Chile, Marvision:

Olie
26 abril/06

Anónimo dijo...

Justo estaba pensando en esta historia que recuerdo de pequeña pues mi madre me compraba los cuentos de Ferrandiz porque eran bonitos y por las moralejas que nos enseñaban a ser buenas mujeres, aunque un poco convencional creo que no fue malo para mi educación.
Gracias por escribirla.

Anónimo dijo...

ForexMacro - http://forexmacro.blogetery.com

* Compra y venta LIBERTY RESERVE
* AFECTADOS ForexMacro
* Autosurf
* Forex Macro
* HYIPs Actuales
* HYIPs cerradas y SCAM
* Inversio'n en general
* Noticias forex
* PTC y PTR

El mejor sitio en la inversio'n! Todo sobre hipotecas y pre'stamos en los bancos de Espana
ForexMacro - http://forexmacro.blogetery.com
Banco de Espana - http://caja.blogetery.com

Anónimo dijo...

Muy interesante y verdadero lo que dice sobre lo fisico y lo contrario de los buenos sentimientos lo que cuenta por dentro, la historia o cuento lo llegue a ver con ilustraciones de Fernandíz y como me gustan mucho las ilustraciones se me quedó en mi mente y al ver este articulo me dio mucho gusto. Gracias por compartir, saludos.
José Antonio Enciso Arce.

Margarita Agueras dijo...

También tenía ese cuento cuando era pequeña, me encantaba, lo presté a una amiga y desaparecio. Hoy, casi 50 años después lo encontré por la red.

Anónimo dijo...

Precioso librito q leí de pequeña y me alentó en los valores de la vida tan menospreciados hoy pero q a mi y espero q a muchos nos fortalezcan

Anónimo dijo...

Buenas tardes, he estado buscando el autor o autora de éste belo cuento que lo llegué a ver en mi niñéz, si fuera posible ojalá me den por favor ése dato que pido.
Saludos.
Antonio Enciso.