miércoles, abril 26, 2006

Rajoy-crispólogo/ Azul-celeste?

Ayer el congreso de los diputados se vio invadido de fardos azul celeste que el líder de la oposición, el presidente de (PP), Mariano Rajoy trajo en ellos, las firmas de 4 millones de personas para pedir un referéndum sobre el estatuto de Cataluña.

Es muy cierto que nadie quiere la fragmentación de España, mayoritariamente. Sin embargo se va a fragmentar y no solo Cataluña, les seguirá seguramente el País Vasco y veremos quien más se apunta al carro. No tenemos ideales en la cabeza y nos inventamos “gestas” para parecer que hacemos, esto es parte del acomodamiento, parte del mundo en el que vivimos y el punto que hemos alcanzado. No solo se da en la clase política, sino en todo ámbito de nuestro cotidiano, vivimos bien, no nos falta lo esencial, incluso nos sobra lo que a buen seguro a otros les falta, pero eso nos queda lejos ¿NO? (Estas palabras me las dijo una “amiga” hace tiempo). No estamos por la labor de hacer algo que nos engrandezca, más bien hechos miserables y deplorables que con el tiempo no beneficiaran a nadie, como es una disgregación del país tan insolidaria como ésta. Ya se ha dicho tantas veces…, lo hacen para que no les quiten los puestos de trabajo imponiendo un “dialecto” obligatorio y el que no le aprenda no –será catalán- y se le tratará de forma –diferente-. Sí, esto es así, hay más odio en sus propuestas que amor a la sociedad, incluso la de ellos y entre ellos, pero eso es otra historia.

Sinceramente en este punto que me encuentro pensando, si tuviéramos que votar para la unidad de España, digo qué, ¿Nos importa tanto que quieran ser o no españoles?. No podemos obligar a nadie a que nos quieran (acepten), entonces? Pienso que no es cosa de los españoles decidir si queremos que los catalanes sean o no españoles, solo Cataluña debe ser la responsable de su futuro y si no quiere ser española, allá ella. Ahora bien, sin ventajas de ninguna clase, asumiendo su disgregación total, sin paños calientes. Sinceramente si me ponen en la obligación de un referéndum, votaré en blanco, no creo que me corresponda a mí decidir si un trozo del territorio español no está contento estando conmigo y con el resto de los españoles.

De todos modos, la recogida de firmas del Mariano a sido ridícula, pero ¿Que vamos a pensar del crispólogo más importante de nuestros tiempos? Y me pregunto yo, de esto hace algún terrible tiempo…¿Cuantas firmas se hubieran conseguido cuando el entonces (Presidente Aznar) decidió unir sus manos a las de Bush y Blair para emprender una guerra allá en Iraq?

Hay acciones que no tienen solución ni retroceso, por eso son sumamente importantes, después decimos que nadie mata a nadie y todos llevamos algo de sangre en las manos, todos hacemos las cosas para bien o para mal.

Hoy Cataluña quiere disgregarse y con ello los catalanes, el referéndum solo les beneficia o perjudica a ellos, ¿Quien soy yo para impedírselo? Las consecuencias para ellos pueden ser otras mirando al futuro, pero eso es otra historia.

6 comentarios:

pirulis dijo...

Esas firmas no sirven de nada pero creo que no se debe aprobar elestatuto a la ligera. Esto es lo que pasará y tu lo apuntas que luego se unirán otros, los vascos a hacer lo mismo. cuanta razón en lo de la guerra de iraq si nos dejan votar no se hubiera hecho esa guerra que es vergüenza de todos y aún hoy es desastrosa y no sabemos hasta cuando.
Un saludo marvision

Olie dijo...

Querida amiga:
Poco sé de la política interna española, salvo lo que las agencias como EFE nos informan. Pero creo que sé lo que ocurrió en la tierra de mi abuelo (la ex-Yugoslavia, o la Tierra de los Eslavos del Sur), cuando se cumplieron los anhelos separatistas y la división, a punta de masacres.
La recolección de firmas me parece, también, inútil. Presuntamente, los gobiernos del mundo "civilizado" deben tener otros recursos para adoptar sus decisiones, teniendo en cosideración no sólo el aspecto étnico.
Sólo me resta desear que, sea cual sea la decisión final, cuando ésta se adopte no deba lamentarse la pérdida de vidas humanas, ni el genocidio entre hermanos...
Un abrazo desde Chile:

Olie
26 abril/2006

Julio César dijo...

Seguramente queda mucho más que ver de éste tema... yo lo leo, y trasciende, me pone a pensar...

Que bueno que contamos contigo para enterarnos desde todos los rincones...

Besos lejanos!

Pryncesazul dijo...

hola, paso para saludar y para informar k la proxima semana salgo de vacaciones, pronto tendras noticias mias, asi k vas a descansar una semana de mi ,ja,ja, cuidate mucho, nos seguimos leyendo
besos y abrazos
bye

MentesSueltas dijo...

Marvision, hace mucho me debía una visita y comentario en tu espacio.
No conozco mucho de la polìtica de España, por eso no opino.

Simplemente te dejo un beso y nos "vemos..."

MentesSueltas

Vicens Jordana dijo...

Soy catalán y puedo afirmar con toda rotundidad que el nacionalismo catalán, en general, no es separatista. No creo que lo sea ni la mismísima Esquerra republicana. Desde Cataluña en lo que se sueña es en otro tipo de modelo de estado; uno en el que ser catalán, con lo que es para nosotros ser catalán, no signifique las iras de ningún español. Cierto o no, la sensación que queda en Cataluña sobre el sentimiento español es que éstos aman Cataluña pero odian a los catalanes. Es como si hubiéramos llegado del espacio a invadir una tierra que es, por su puesto, suya; como si nos empeñáramos en hablar raro solo por joder.
Sí es cierto que los símbolos españolistas nos dan un poco de grima, pero se tiene que entender bajo esa bandera nos han fusilado, torturado, y encarcelado durante 40 años. También es cierto que las cosas han cambiado. Que ya no se acosa nuestra cultura con tanta intensidad, aunque todavía no puedo declarar en un juzgado en mi lengua materna, ni ir al cine a ver pelis en catalán, pero los sentimientos se heredan. Yo no me he comido nunca un escarabajo y sin embargo me dan asco, ¿porqué? Porque a mi madre le dan asco. Otro gallo cantaría si los símbolos del estado fueran otros bajo los que no nos hubieran puteado, la bandera republicana por ejemplo. Pocos catalanes hay que no se sentirían tremendamente incómodos portando la bandera española.
Pero no confundamos la aversión a unos símbolos con la aversión a un pueblo. Mi ex mujer era hija de gallega y aragonés, muy pocos de nosotros no tienen lazos familiares o afectivos con otras comunidades. Me puedo sentir muy orgulloso de formar parte de este estado, solo me gustaría que España también se sintiera orgullosa de tener dentro un país que tiene una lengua con escritores como Joanot Martorell; Ausiàs March; Joan Maragall; Verdaguer o Brosa, que contó con el primer parlamento de Europa después del romano, que fueron los primeros en dar el voto a la mujer y en legalizar el aborto. Son mil años de cultura de los que sentirse orgulloso y que como algo, que se supone, español, España nos tendría que ayudar a defender. Lejos de eso el sentimiento que queda es que es de España de quien se tiene que defender la cultura catalana.
Por otra parte por la disgregación no debéis preocuparos. La idea de estado actualmente vigente se sustenta a través de las armas. El ejercito no apunta pero todos sabemos que está sobre la mesa y que la constitución le da el derecho a sacar los cañones si los catalanes nos pusiéramos tontos. Nosotros no tenemos cañones, ni los queremos ni nos gustan por tanto pueden estar, los que creen en una grande y libre, bien tranquilos porque al final la ultima palabra la tienen los señores de uniforme.

Vicens Jordana
http://sobrelavidaeluniversoytodolodemas.blogspot.com/