viernes, mayo 12, 2006

Jorge León Escudero es LIBRE

Jorge León Escudero murió la pasada semana, “como él quería”, solo por eso le felicito.

Jorge era pentapléjico a causa de un accidente domestico mientras hacía sus ejercicios gimnásticos, seis años atrás. Antes del accidente que le postrara de por vida, fue un hombre vital, escalador, artista, escritor y profesional de la sanidad en su trabajo. Era un ser con ganas de vivir y en las condiciones que quedó tras su accidente que le llevaban irremediablemente a la muerte, lo único que pretendía era morir de forma digna. No disponía de más movilidad que la de su cabeza y siempre mantuvo la expectativa de morir antes de sufrir, pero no podía matarse. Se relacionaba con otros seres humanos a través de un ordenador especial para él y tenía un blog donde pidió ayuda para que alguien le sostuviera el vaso donde el poder beber “algo” y así acabar con su precaria vida. Lo consiguió y yo le felicito allá donde esté….La mano amiga también estará bendita.

La muerte nunca es grata, eso ya se sabe, pero hay que distinguir “vivir o sobrevivir”, muchas veces los humanos nos quejamos de lo difícil que es nuestro día a día y siempre hay alguien que nos necesita y necesita más que nosotros, sea lo que sea. Jorge no merecía morir, claro que no, pero menos merecía el no poder matarse él mismo. Es un derecho que tenemos todos. Y él no lo tenía. Esté donde esté seguro que nos hace un guiño.

Lo que no quería Jorge era convertirse en CIRCO , como la vida del ya muerto y mítico Ramón San Pedro y su lucha encarnizada de la que se benefició mucha gente. Descansen en Paz los dos.

Quiero hacer mención a algo que siempre digo y es que: todo tiene su importancia, pero a este hombre no estaban dispuestos a ayudarle a bien morir en ningún hospital y de forma digna….cosa que veo “discutible” sin polémicas…..

Está siendo juzgada una mujer doctora que aquejada de una enfermedad mental estuvo al frente y en activo en un hospital, atendiendo a pacientes. Hace aproximadamente tres años se llevó por delante a nueve personas a cuchilladas, unas murieron y otras quedaron mal. Solo a causa de su enfermedad se lió a matar gente por ello, pero lo grave, a mi entender, es que se sabía que esa doctora estaba enferma de ese mal y la mantuvo la dirección de dicho hospital.

Son cosas y casos diferentes, ya lo se. Seguro que alguien cuando lo lea lo dirá. Sin embargo, no teniendo nada similar, si tiene la connotación de que “Jaime quería morir en Paz” y nadie le quería dar la Paz. Una doctora mató, asesinó y destrozó la vida de mucha gente. Las personas que fueron agredidas por la psicópata, las he oído en el juicio y he sentido el miedo que pasaron por aquel entonces, eso no se puede superar nunca, a una mujer la cortó los dedos de una mano…escalofríos me dio el oírla hablar, esa mujer no ha superado, y temo que no superará nunca el MIEDO.

La realidad siempre supera a la ficción.

4 comentarios:

Katy dijo...

La muerte no tiene patrones, ni prototipos, ni estereotipos. Que bueno que lo respetaron en vida

Jessica dijo...

Bien por Jorge León. Respecto a San Pedro, creo que hizo un aporte al mundo al poner el tema y Aménabar lo recojió muy bien en su película Mar Adentro. Una de las cosas que me quedó del filme fue una frase genial, que para mí resume el asunto: la vida es un derecho, no un deber, y un Estado laico, que no tiene por qué creer en las posiciones de la religión tradicional ¿por qué tendría que imponernos el deber de la vida basada en creencias relativas al más alla?

Sacri dijo...

La vida es un derecho, no, una obligación, eso oi decir a alguien, y creo que tiene toda la razón del mundo. Yo tengo derecho a vivir, pero tengo derecho a vivir dignamente, y si por desgracia me pasara algo así, desearia poder elegir como morir y cuando, porque esa situación no es vida, esa situación es un martirio, tanto para la persona que lo sufre como para los familiares.Se que tanto Jorge león, como Ramón Sanpedro descansan en paz y ahora son felices. Un beso a los dos.

Un saludo

Ernesto dijo...

pues yo disiento y creo que con la vida todo se alcanza