viernes, agosto 11, 2006

La lucha interior-florece/ La avaricia-denigra


LA LUCHA INTERIOR

Solo los hombres que tienen sueños, que luchan, que tienen esperanza, que van a la búsqueda, son capaces de mover el mundo. Hubo en El Cairo un hombre poseedor de riquezas, pero tan magnánimo, liberal y bondadoso que todo quien se acercaba a él le ayudaba, hasta que se quedó sin nada. Solo le quedó la casa de su padre. Se vio forzado a trabajar para ganarse el pan. Trabajó tanto que un buen día el sueño lo rindió debajo de una higuera de su jardín donde estaba el reloj de sol y vio en el sueño a un desconocido que le dijo:

-Tu fortuna está en Persia; vete a buscarla.

A la madrugada siguiente se despertó y emprendió el largo viaje y afrontó los peligros de los desiertos, de los idólatras, de los ríos, de las fieras y de los hombres. Llegó al fin a Persia, pero en el recinto de esa ciudad lo sorprendió la noche y se tendió a dormir en el patio de una mezquita. Había, junto a la mezquita, una casa y llegó de súbito una pandilla de ladrones atravesaron la mezquita y se metieron en la casa a robar, las personas que dormían se despertaron y pidieron socorro. Los vecinos también gritaron, hasta que el capitán de los serenos de aquel distrito acudió con sus hombres y los bandoleros huyeron por la azotea. El capitán hizo registrar la mezquita y en ella dieron con el hombre de El Cairo, no había nadie más por allí, y lo llevaron a la cárcel. El juez lo hizo comparecer ante él y le dijo:

-¿Quién eres y cuál es tu patria?

El hombre declaró:

-Soy de la ciudad famosa de El Cairo y mi nombre es Yacub.

El juez le preguntó:

-¿Qué te trajo a Persia?

El hombre optó por la verdad y le dijo:

-Un hombre me ordenó en un sueño que viniera a Persia, porque ahí estaba mi fortuna. Ya estoy en Persia y veo que la fortuna que me prometió ha de ser esta cárcel.

El juez se echó a reír.

-Hombre desatinado -le dijo-, tres veces he soñado con una casa en la ciudad de El Cairo, en cuyo fondo hay un jardín. Y en el jardín un reloj de sol y después del reloj de sol, una higuera, y bajo la higuera un tesoro. No he dado el menor crédito a esa mentira. Tú, sin embargo, has vagado de ciudad en ciudad, bajo la sola fe de tu sueño. Que no vuelva a verte en Persia. Toma estas monedas y vete.

El hombre las tomó y regresó a su patria. Debajo de la higuera de su casa, donde esta el reloj de sol en el jardín…(que era la del sueño del juez) allí desenterró el tesoro. Así Dios le premió por seguir su sueño, por no decaer, por no flaquear, por aceptar lo malo y por supuesto lo bueno, por ser generoso, por no temer la muerte y Amar la vida.

Antes que tener algo por lo que vivir, debemos tener algo por lo que morir(no es mío)

ESTO ES LA AVARICIA

Un hombre avaro se encontró en su camino a un hombre prodigioso. Éste tenía un poder sobrenatural que le permitía hacer milagros. Como el hombre avaro se quejara de las dificultades de la vida, el hombre prodigioso tocó con el dedo un ladrillo que de inmediato se convirtió en oro. Se lo ofreció al avaro, pero éste se lamentó de que eso era muy poco. El hombre prodigioso tocó una casa de piedra que se convirtió en una casa de oro macizo. El avaro insistió en que el regalo era poca cosa. Entonces fue a la montaña y el hombre prodigioso la tocó con su dedo, al momento se convirtió en una montaña de oro.

Qué, ahora ya es mucho el regalo ¿no te parece? No parecía contento el avaro y dijo que quería más…

-¿Qué más deseas, pues? -le preguntó sorprendido el hacedor de prodigios.

-¡Quisiera tu dedo! -contestó el avaro.-

No es más rico el que más tiene, sino quien menos gastos genera(un amigo)

11 comentarios:

marvision dijo...

Mi buen Amigo Misionero, que me visites es el premio que espero merecer, porque tu eres un gran maestro para mi, no debo decir nada más que gracias por venir, gracias por vivir, gracias por mirarme, somos algo más que un soplo de vida si estamos juntos.
Te quiero Misionero

Ópalo, acepto tu invitación. Te quiero

Con alas para volar, ven cuando quieras, a Misionero no hace falta que me invites, él sabe que estoy con él siempre…

Yoimimismo, gracias por creer que yo soy de amor, solo por eso ya tengo un gran día…otro beso para ti

Freija, Saludos y amor para ti, amiga…

Dull, gracias por tu visita, ven cuando gustes.

Amante parcial, que majo eres y que bien lo entiendes, tu lo has dicho, pocas personas entienden que para ganar hay que perder…sigue así, cuando cometas una falta, solo ten memoria, nadie es perfecto, pero si debemos conservar el desagradable suceso como una enseñanza…Un beso para tí, salud y entendimiento, amigo

MiXtu, tu comentario me es muy importante, que un portugués me lea, me comente y no una, sino muchas veces es gran mérito y un honor para mi…Una grata sonrisa te mando, es fácil tu me inspiras.

Y a los que me leéis y no comentáis, gracias también.

Aire dijo...

Del primer cuento quiero recoger la lucha y el esfuerzo de este hombre por conseguir un sueno, quizas la riqueza sea su premio a su virtud por compartirla.

Del segundo tambien rescato el saber pedir sin miedo y al parecer tambien lo consigue. No se si hace un esfuerzo por conseguir lo que quiere o es solo el hecho de pedir acompanado con la "fortuna" de recibir o no.

marvision dijo...

AIRE: Del primero hay que ver la lucha, el espíritu para superarse en lo que nos toque día a día y siempre siguiendo nuestros deseos, anhelos, el premio es que su esperanza le hizo encontrarse con lo que buscaba.
Del segundo vemos su forma de pedir y por supuesto la forma de dárselo el otro hombre, pero cuando le dice que quiere su dedo...esto da para la reflexión.
No es más que lo que sucede en el mundo, la avaricia no tiene tope, y preferimos matar la gallina de los huevos de oro, antes que dejar que otros consigan lo mismo, prefiere el dedo aunque sabe que no le funcionará, pero así rompe el poder, porque es la envidia de la codicia, cegar para que otros no vean....
un beso amiga, marvision

pirulis dijo...

1º esta es la cuestión ,luchar en la vida por lo que queramos, eso da fruto tarde más o menos.

2º la avaricia rompe el saco. prefiere el dedo al oro porque quiere ser el dueño del dedo. quiere el poder del dedo para hacerse con todo lo que le de el dedo.
pura avaricia

Marvision que bien te veo ,ya te leo todos los escritos del blog que no lei y veo que escribes muy bonito.
sigue así ,tu puedes
un cariñoso abrazo y un beso fuerte de este tu amigo. ya sabes donde encontrarme

Matego dijo...

Sabes Mar, me encanta esta historia. Jesús decía: "Porque donde esté vuestro tesoro, ahí también estará vuestro corazón" (S. Mateo 6/21) ¿Has leído El Alquimista de Paulo Cohelo? Si no es así, creo que lo vas a disfrutar.

Un fuerte abrazo.

MentesSueltas dijo...

Simplemente excelente, para reflexionar, como siempre.
Un abrazote
MentesSueltas

Princesa Dariak dijo...

He leido El Alquimista, de Coelho, y supongo que el ha reescrito este magnifico relato. Ir tras un sueño, y cumplirlo es asombroso, como el final de estos dos hombres. Siempre un buen sueño compartido hace feliz a los demas.

El segundo, pues que le cumpla el deseo y que el avaro tenga dedo de oro y que se toque a si mismo y quede como ese rey mitologico -no recuerdo el nombre - una linda estatua de oro, sin vida...

Un abrazo de Luz, Marvi, con aroma de rosas.

Freyja dijo...

te dejo mi abrazo grande y una vez mas entregando y regalando
mil besitos y que estes muy bien



besos y sueños

Olie dijo...

Conozco de cerca la avaricia, mi marido lo es. Por eso estoy de acuerdo con la frase final: ellos tienen mucho, porque nada gastan.
No obstante, el riesgo que corren es la condena de la soledad.
Un beso, me da gusto venir de nuevo a verte. Tener ganas otra vez, para retomar mis más preciadas rutinas:
olie
14-08-2006

Anónimo dijo...

Enjoyed a lot! imitrex sale online

Anónimo dijo...

Cool blog, interesting information... Keep it UP hawaiian car seat cover diet pill Culinary schools fort lauderdale florida childrens shoes 1995 mitsubishi eclipse Natural alternative to prozac Software download image foot fetish