lunes, noviembre 27, 2006

Violencia en las aulas/Expansión preocupante

Entre tantos temas nefastos en este planeta y de difícil solución, hay dos en estos momentos que acaparan las portadas de los diarios y noticieros. La violencia en las aulas y la violencia de género.

Jóvenes adolescentes que han perdido el respeto a todo lo que se menea por culpa de una nefasta educación primaria, esto es, una deficiente educación desde pequeño. Padres y madres que trabajan los dos y los niños son llevados a las guarderías y luego más tarde van al colegio, para cuando van a sus casas éstas están vacías. Luego llegan sus padres y para que no den la lata les permiten ir a jugar con las consolas, ver TV y aprenden que lo divertido es “esto” y no estudiar. Los padres están cansados y las madres mucho más, el trabajo ha sido agotador y ese dinero que ganan los dos cónyuges les va a permitir vivir bien y tener un mejor coche, una mejor casa, unos vicios “extras”, incluso dinero para la carrera del chico o los chicos…y luego se ve todo rodando por los suelos, ya que ese dinero no pudo comprar tiempo y dedicación para criar y disciplinar la conducta de ese hijo, que por otra parte ya no hay vuelta atrás, una vez pasada esa “época” no hay un retroceso para enmendarlo. Un hijo perdido por…

Algunos adolescentes (cada vez más y esto es lo preocupante) entran en las aulas de los institutos provocando a profesores, las leyes los amparan, no pueden castigarles apenas, juegan con móviles en clase, insultan e incitan a otros a portarse de igual manera

Los profesores no pueden hacer nada, las leyes les tienen cogidas las manos. Unos miran para otro lado y los que tratan de poner algo de orden son vapuleados por estos crápulas y a veces por sus familias, haciendo de los profesores seres sin profesión. Todos sabemos que la profesión de un profesor es enseñar y educar, no le decimos al médico como nos debe de diagnosticar, ni al albañil como debe de poner la masa de cal, ni al carpintero como ha de cortar la madera. Los profesores deben educar y para ello necesitan autoridad y ser respetados por el alumnado, de nos ser así, es posible que esos alumnos no sean dignos de estar con el resto y deban de ir a reformatorios o se queden con sus “papás” en casita.

La sociedad ha tirado importantes valores que sí eran necesarios para la juventud, ¿motivo?? Un exceso de libertades que no son propias de edades tan tempranas, no han cogido aún los deberes para con la sociedad y sin embargo les hemos dado todos los “derechos” y esos deben de ser ganados con la responsabilidad.

Lo peor de todo esto, es que lo veo expandirse.

La violencia de género, aunque ahora esté en auge, tiende a remitir, es cuestión de tiempo

16 comentarios:

marvision dijo...

esto es respuesta al post anterior

MATEGO, DANIELLHA, CINQUE, PRINCESAZUL, 1GATO, MENTESUELTA, gracias por pasar por aquí y dejarme vuestras opiniones, siempre se os quiere a todos.
Un saludo y abrazos de
Marvision

Y también un saludo a los que leéis y no comentáis

Opalo dijo...

Es triste pero esta es nuestra realidad, la familia dia a dia pierde mas valor y nuestros niños y jovenes se desarrollan en un mundo cada vez mas ajeno a lo que es el amor y la solidaridad.
Ojala todavia haya tiempo para hacer algo.

doble visión dijo...

Creo que estamos frente a un problema que tiene su origen en el propio hogar, pero que los padres en última instancia trasladan al medio educativo.
Hace poco, leia a una madre orgullosa de haber encontrado un colegio donde educarian a su hijo con los estándares más altos que se puedan lograr, con lo que, prácticamente, le aseguraban a su niño, la felicidad de por vida.
Que gran error!...la base de la educación debe comenzar en el hogar y ser secundada en la escuela. ¿Que importa si la escuela sigue el método tal o cual del famoso pedagogo? ¿Que importancia tienen los seis idiomas, deportes y vida de granja? ¿Que importa la conciencia medioambiental? Que importa todo eso, si el padre o la madre, simplemente tienen el vicio inocente de fumarse un pitillo?
Tal vez por las urgencias de la vida diaria, que hacen que los padres no puedan ocuparse de sus hijos como es debido, dejan en los medios educativos la formación de sus hijos como personas...pero al mismo tiempo, esos mismos padres son incapaces de hacerse cargo de sus propios errores. Así, cuando se les requiere en las escuelas por la indisciplina de sus hijos, rechazan los cargos, como una manera de no admitir su propia ineficacia. Los niños son, finalmente, quienes ganan terreno y se adueñan de la situación.
No veo en este aspecto una solución en el futuro inmediato y sí, en cambio, un agravamiento del problema.

saludos
marcelo

marvision dijo...

ÓPALO
Claro que hay tiempo de retomarlo, el problema es que hay que educar a los papás para que no dejen a los niños hacer lo que gusten y eso cada día avanza a pasos agigantados...entiendes? Pos eso lo veo expandirse y agravarse. Mal asunto.

DOBLE VISIÓN
Totalmente de acuerdo contigo, no has hecho más que enriquecerme el artículo, gracias por lo que me aportas, lo mismo que tu veo mal arreglo para este problema, el terreno ganado por la juventud no es fácil de retormarlo, así las cosas, veremos lo que nos depara el futuro...

un cariño a los dos de

marvision

*Blue*Princess* dijo...

los valores se pierden mas y mas con el paso del tiempo y lo malo es que algunos valores perdidos yo los apoyo a hecharlos lejos

Anónimo dijo...

La violencia se enseña desde la infancia. Ando bastante por la calle y veo a madres que le pegan a sus hijos porque no les tienen paciencia, también habrá padres violentos. Pero un niño que mama desde pequeño pero para imponer su poder tiene que utilizar métodos violentos, es indudable que cuando llega a mayor en vez de buscar el diálogo para resolver el conflicto usa otros términos. Es la misma violencia que usan los terroristas. Y así va el mundo, caminando hacia atrás, sin avanzar.

CinQue dijo...

Es lamentable, porque como todos sabemos, antes no era así, uno de los grandes detonantes de la violencia juvenil es la cultura de hoy en día, la música y las películas, los jovenes de ahora no leen, lo hacen solamente lo necesario, para la escuela, pero no leen lo más importante, literatura, poesía, yo digo que "El Principito" deberia ser obligatorio en todos los niveles, despierta al niño que llevamos dentro..

Muaaaaaaa.

Ernesto dijo...

lo mismisto está pasando en méxico, hay muchos problemas de los niños y adolescentes con la figura de autoridad, lo malo es cuando crecen, se hacen criminales y empiezan los asesinatos... como en realidad está pasando también en méxico

anibalechon dijo...

Hasta ahora eramos los "mayores" los que deciamos que la educacion estaba mal; ahora estamos en un punto en el que se acentuan los problemas porque los "beneficiarios" de la educacion, es decir, los chavales, son los que ahora estan en deacuerdo con una educacion que no les sirve para nada.
Los alumnos ven la escuela como un castigo y un lugar donde pueden estar con sus compañeros, en un ambiente donde ellos pueden hacer y deshacer lo que quieran porque muchas veces se ven amparados en su familia con el simple hecho de decir que el profe les tiene manía.
Lo peor de todo esto es que se nos va de las manos, y no se a que se espera para hacer una educacion global, para todo el mundo, donde las asignaturas impartidas permitan a los chic@s crecer como personas.

En un mundo donde la violencia es lo mas comun no me asombra que la utilicen para llamar la atencion, aunque con esto no quiero decir que esté de acuerdo; por supuesto que estoy en contra del uso de la violencia para conseguir lo que se desea, pero por desgracia es lo que estamos enseñando a nuestras generaciones futuras.

Un anrazo y recuerda: HAY QUE EDUCAR PARA QUE NO SEAMOS ESTUPIDOS

Matego dijo...

Nos abandonamos y en esa decisión también dejamos atrás a otros. La labor de un padre jamás termina, es una gran responsabilidad al igual que la del maestro, quiza la más grande y sin embargo no existe no hay nada escrito cuando te ha llegado el momento de vivirlo. "El mejor maestro no es aquel que tiene más alumnos, sino aquel que hace de ellos maestros".

Un abrazo.

Isabel Romana dijo...

Hola mar. Creo que no podemos separar violencia de género y violencia escolar, como tampoco diferenciarla netamente de ese clima general de violencia que impera en la sociedad. Los profesores han perdido autoridad, pero no sólo ellos: los padres, los mayores, las instituciones...Hay una labor de zapa de la autoridad que se viene fraguando desde hace tiempo: el de la violencia es un discurso que conviene mucho a ciertos sectores de la sociedad, aquellos que tienen como bandera la "seguridad", la defensa a ultranza de la enseñanza privada, la exclusión más o menos velada de los menos favorecidos. Esta es una responsabilidad de todos, desde luego. Pero poco podrá hacerse por recuperar la autoridad perdida, mientras tengamos todos los días, en nuestro televisores, a la gentuza que se dedica a denigrar a los demás en los programas basura, a los cientos de muertos en las guerras, la gente que se muere de hambre ante la indiferencia de todos, cuando se trata de hacer pasar las mentiras por verdades a fuerza de repetirlas. El respeto ha de ser total y global, debe alcanzar a todos y en todos los planos. Y no damos muchas muestras de ir por ese camino. En fin, no quería extenderme tanto, pero si nos detenemos un poco a reflexionar, veremos qué clase de ejemplo damos a nuestros jóvenes.

Natinat dijo...

Querida Marvisión, paso a saludarte y a dejarte mi cariño. Me alegra mucho leer un post de gran excelencia analítica y de claridad puntual, como el que has posteado. Creo que, si todo el mundo o al menos una gran mayoría tuviera tan clara la película como a todas luces se ve que tú la tienes, otro gallo nos cantaría. En todo caso el que publiques esto y lo difundas es ya una gran labor para contrarrestar la inercia en que ha caído la sociedad civil que permanece inerme y contemplativa ante los resultados de sus equivocadas inversiones.

Fue un placer leerte y compartir la misma opinión, así como el mismo sentir.

Te dejo unos besos junto a mi cariño, mientras hay que seguir adelante, poniendo siempre el dedo sobre la llaga… hasta donde alcance el dolor

Natinat

Anónimo dijo...

LAs leyes...aqui y en China hacen leyes injustas.
Las aulas...opino que la primera educacion se recibe en casa...y efectivamente esta descuidada.
Aqui estoy!!!

MentesSueltas dijo...

Indudablemente la violencia es uno de los males más preocupantes. Personalmente me aterra la multiplicaciòn, esa sensaciòn que no se hace nada... pero debemos seguir luchando, difundiendo como en tu caso. Esto ayuda.
Dejo un cálido abrazo.

MentesSueltas

marvision dijo...

BLUE PRINCESS, MARTÍN BOLIVAR, CINQUE, ERNESTO, ANIBALECHON, MATEGO ISABEL ROMANA, NATINAT, KATY, MENTESUELTA

Si, todos con grandes y necesarios comentarios sobre un tema “candente”, la educación o por desgracias, la falta de educación de hoy día, un eslabón más de este rosario que es el mundo y que cada cuenta es un galimatías. Ya he puesto otro post a continuación diciendo donde está parte del problema, si no entero. Estamos llegando a culminar a llenar “el famoso burro de las sardinas” y estallará, ni sabemos cuando, ni como, ni si lo veremos…ojalé haya una mano que lo arregle, pero si no es así…solo nos queda esperar el desenlace al que hago referencia en este otro post. Y por supuesto seguir “disfrutando de la vida” por si acaso. Gracias por vuestros comentarios amigos
Y a los que leéis y no comentáis, lo mismo Gracias y saludos

marvision

Anónimo dijo...

Pues yo no entiendo gran cosa de educación, pero intentaré resumir cuál es mi planteamiento. La "educación" se recibe en casa; la "formación", en el colegio. Son dos campos conectados, pero no intercambiables.

Entiendo que muchos hijos no se eduquen con los padres si ambos han de trabajar todo el día. El hijo o hija se educa frente al televisor, con los resultados ya conocidos. ¿"Sancionar" a la televisión por la bazofia que emite en "horario protegido? Eso ha sido y es una utopía, por el momento.

Tener hijos es una responsabilidad, no el resultado de una noche loca. Y esa responsabilidad no se puede delegar en el/la profesor/a a falta de abuelos.

Si el entramado familiar falla, el profesor no puede hacer más. Si el niño no respeta a sus padres porque a éstos les "da corte" imponer su autoridad, menos aún respetará al profesor, que ni siquiera es de la familia. Y si el director del colegio tampoco respalda al profesor por "motivos diversos", es normal que el profesor se sienta indefenso y caiga en el síndrome del quemado o la depresión directamente.

Entiendo que todo este conglomerado de causas y alguna más es lo que nos ha llevado a la situación actual.