jueves, marzo 22, 2007

María de Amoreira, pobreza. Emigración, tristeza.

He terminado de leer a “María de Amoreira” de Luce Fillol, no me ha dejado impasible, para nada.
Es un libro que explica el problema de la emigración. La resignación, el miedo, la desesperación de los que pasan la frontera sin “papeles”. Sin dejar de hablar del racismo, la ignorancia y la indiferencia de los nativos.

María es una chica de unos 18 años portuguesa, de un pueblo llamado “Amoreira” (un pueblo donde reina la miseria, la pobreza más paupérrima), ella es miembro de una familia muy, muy pobre. Es guapa, obediente, modesta, agradable, prudente. Ve como todos o casi todos los jóvenes de su pueblo se van buscando otros horizontes, pero ella “realmente” no quiere irse, acabará yéndose por una serie de circunstancias…
En su casa viven “todos” con hambre. Su padre siempre buscándose el trabajo de carretera en carretera, aceptando obras de tres o 5 días a más de 20 Km. y andando, durmiendo a la intemperie. En una de esas obras casi encuentra la muerte.
Su madre arañando a cada paso lo que pesca, ahorrando para el invierno de lo poco mísero que entra en casa. Cocinando un conejo viejo con patatas y quitando las tajadas para mañana y a veces para pasado. Comprando pan cada tres días para que se coma menos, midiendo las migas a sus hijos por la mañana cuando van al colegio, vigilando y riñendo a los chicos cuando cogen la fruta de los árboles para que no se coman nada, la necesitan para venderla a los turistas en la carretera a las 6 de la mañana.
Los chicos, dos y muy revoltosos y nunca hartos de nada, ni de comer, ni de jugar, ni de vivir.
La tía Luisa y su burro, el burro que le dejó un viejo hace unos años en herencia y que ella conserva como si fuese el mejor tesoro (aunque el burro no valga para nada), pero ella basa su existencia en él y unas gafas que se encontró en la carretera. En el pueblo nadie tiene de eso. La pobre mujer siempre tiene hambre y encima su sobrina la llama “glotona”. Claro, como no serlo, cuando nunca llenan la barriga. Si de cena sólo hay berza y no toda la que una quiere.
María se enamora de Manuel, un joven que conoce en la fiesta del pueblo, el es de fuera y la escribe, pero la tía Luisa retiene las cartas de ella y las de él para que ella no se case y no se vaya del pueblo. Es una vieja miedosa y enferma que ve sus huesos en el asilo si María se marcha. Ya que su sobrina no tiene tanto aguante como la chica y por ello hace tal travesura (aunque lo confiesa antes de morir).
A consecuencia de la incomunicación de los enamorados, Maria se ve sola, sin su gran amor (piensa que él no la quiere) y desesperada se marcha a Francia de manera ilegal, en una furgoneta con cerdos, como camuflaje.
Sale del pueblo siendo María de Amoreira y llega a Francia sintiéndose sin identidad. Más cerda que los marranos que han viajado con ella. No es nadie, todo la empuja, todo la aparta, huele mal, todo es barro. Su vida se ha convertido en “sucia”. Aquí en Francia come, pero no vive. Manda dinero a la familia, pero ella está sola. Siente que ha perdido su identidad, su esencia, en aquella furgoneta de cerdos, y no lo recuperará ya nunca. Añora su pueblo, su alegría, su luz, valores que ella ya no siente que tiene.
Solo la confesión de la vieja tía hace que la novela acabe bien. Manuel va a por ella y la rescata.

Pero yo quiere decir algo fuera ya de la novela. El final feliz…está muy bien, pero todo sabemos que una gran mayoría no acaban bien. Gente que va a otras tierras, a abrirse camino, lejos de las de ellos. Y no son más que tratados como carne humana. Gente que trae sueños y se les explota. Gentes que salen vendiendo todo cuanto tienen para buscarse un lugar, una oportunidad, y solo encuentran más miseria, las mafias. Los transportadores de carne humana los arruinan prometiéndoles un paraíso, cuando lo que les ofrecen luego es la misma explotación de por vida, a cambio de un pasaje sin papeles. Si, seguro que en su tierra son Fulano de Tal, y aquí solo son “un negro”, “un chino”, “un sudamericano”, etc…
Sí, leyendo esta novela te pones en el pellejo de María y ves lo que es la emigración = denigración, en algunos casos.


19 comentarios:

marvision dijo...

Me ha dejado esto NELLY y me ha pedido que lo suba a internet, porque ella no ha podido, por algún problema con la red.


Hola Mar

Sabes adoro el fluir de la adrenalina, esa foto que colocaste invita a VIVIR, sabes cuando uno hace eso, no hay más ruido que el latido del corazón a mil por hora tanto que ni se siente la sanbullida en el agua y todo todo es tan rápido que se hace lo que dices en tu última línea, a SENTIR, a VIVIR y a SEGUIR con espiritu de gerrero ..............

UN ENORME ABRAZO

marvision dijo...

NELLY

Que bien lo has detallado, gracias por darme fuerzas...
que seas feliz
marvision

El Analista dijo...

La identidad, uno puede ser pobre en su tierra pero en definitiva ES, asi con mayusculas, siempre habra un amigo, un familiar, o aunque mas no sea el mismo idioma para contar las desventuras, lo otro, quizas mas de lo mismo pero sin la contencion de los pares

marvision dijo...

HE RECIBIDO ESTO DE UN AMIGO EN UN CORREO, SE LLAMA FRANCISCO Y ME HA IMPRESIONADO TANTO QUE QUIERO TENERLO SIEMPRE PUESTO Y QUE LOS DEMÁS LO LEAIS.


Me preguntas quien soy, soy un emigrante. Uno que hace mucho tiempo cansado de corren, "eso si " siempre delante de los grises, gritando libertad y democracia, un día se cargo la mochila en la espalda y salio a conocer Europa, como un turista, solo casi claro!. Lo cierto es que la suerte no hadado nunca la espalda.
He leído tu ultimo relato, mejor dicho comentario...Emigración tristeza..Sí, lo cierto es que son pocos los elegidos. Y tristeza, tristeza es lo que produce el que olvidemos que somos una nación de emigrantes. Las pateras los cayucos no son un invento de los africanos, de eso saben mucho los canarios.... Venezuela, Argentina, Brasil y cuantos y.

Ojos negros
Haga usted la prueba. Grabe uno de los telediarios en el video
y luego, cuando esté solo y tranquilo vuelva a verlo, pero esta
vez sin el sonido. No es necesario que se trague los ataques
mutuos entre el gobierno y la oposición. Ni tampoco el cotidiano
y dramático balance sobre el maltrato. Esta vez vaya directamente a los cayucos de las Canarias.
Cuando tenga un primer plano de un inmigrante pare, sí, pare la imagen.
Ahora pierda unos minutos en mirar a ese hombre directamente a los
ojos.
Intente ver en esa mirada al delincuente que todos creemos que es cuando nos lo cruzamos en una de nuestras ciudades a la vuelta de esa estupenda cena con los amigos. Busque en esos ojos la razón por la que prefiere alquilar a otros antes que a él el destartalado piso que heredó de su madre. Escudriñe bien sus pupilas, pasee escrupulosamente por su arco iris para descubrir el rencor que les lleva una y otra vez a interrumpir nuestras placenteras mañanas playeras para vendernos sus estúpidas baratijas.
Mírele directamente a los ojos a cara descubierta, y repítale que no es bienvenido a nuestro país, que aquí no les queremos, que no podemos repartir nuestra estupenda vida europea porque, si así lo hiciéramos, tocaríamos a menos y no es cuestión.
Dígale que debe darse medía vuelta y volver al infierno después de haber estado en lo que él cree que son las puertas del paraíso.
Dígale todo lo que pensamos realmente de ellos. Esgrima delante de sus ojos los rotundos argumentos con los que defendemos su expulsión en las barras de los bares.
Explíquele que aquí todos somos católicos, gracias a Dios, y que por eso ellos no tienen cabida.
Inténtelo. Tal vez tenga usted más suerte que yo. A mi, esos ojos me
Han hecho enmudecer. Completamente

autor................ y eso, que importa?

Un abrazo, mar- vision ( dos hermosas palabras )
P/d.- Demasiado largo para colocarlo en los comentarios de tu blog, es un placer leerte.

MentesSueltas dijo...

Pasaba a saludar y decirte que aún desconociendo los motivos, extraño tus visitas y hermosos comentarios.
Espero que todo esté bien.
MentesSueltas

Princesa Dariak dijo...

El desarraigo, por cualquier razòn que sea es adapatrse a nuevas costumbres y culturas.
Mi ciudad es una ciudad de inmigrantes, de todas partes del mundo. Caminas por la calle, ves los negocios: judios, chinos, coreanos, turcos, italianos, españoles, checos... alemanes, eslovenos, brasileros, dominicanos, peruanos, bolivianos... etc etc etc... Para mi, no son extranjeros.
Mi Patria es la Tierra, y a veces hasta todo el Universo, sin fronteras...

Un abrazo de Luz.

Sandra Perez dijo...

Hermoso tu blog!!!. Agradezco tu visita al mio. Con respecto al post, si, la discriminación es moneda corriente en todas partes, te felicito por publicarlo. Mis sinceros saludos.

ElJose dijo...

Hola Mar

Hace mucho no andaba por estos lados, solo saludarte y decirte que es muy reconfortante venir aqui y encontrar algo para reflexionar.

Un beso

Erika Contreras dijo...

Mucha gente cree que en el primer mundo está la panacea y arriesgan su integridad buscando otros y mejores horizontes y genralmente se encuentran con una pesadilla.
saludos
erika

princess olie dijo...

Nuestros tiempos actuales han probado ser difíciles para los emigrantes, querida amiga.
Ahora muchos se lucran de la desesperación que insta a muchos a abandonar su tierra por cualquier causa: mejores oportunidades económicos, huídas de regiones en conflictos armados y/o bélicos, hambrunas, falta de libertad, etc.

Lejos están esos años en que un inmigrante abordaba un barco, apretaba el corazón y se embarcaba en la aventura de echar raíces en otro sitio, como lo hizo mi abuelo en 1912.

Lindo post. Veré si encuentro el libro.

olie

La Bruja Vaska dijo...

Lo que pasa es que les meten en la cabeza la idea de que van a ir a un lugar mejor, que podran vivir dignamente, que seran libres, que seran respetados y lo unico que se encuentran en verdad es una vida sin futuro, explotados a hacer los trabajos que nadie quiere, a comer lo que nadie comeria, a vivir apilados en pisos de 30 metros cuadrados... pero eso no lo pone en "el folleto que les enseñan antes de venir"
Supongo que el autor del libro quiso que por una vez entre tantos miles de finales tragicos este seria de "cuento de hadas"

Muxus guapa!!!!

Aire dijo...

Hola Mar,

Yo tambien soy emigrante en tierras norteamericanas y de hecho la historia nos cuenta que mi pais natal tambien es de emigrantes españoles y ahora tambien de muchas partes del mundo.

Lo que me gusta de la inmigracion o emigracion es la fusion de las culturas, el aceptarse,respetar, crecer... claro que para el inmigrante es un cambio y no es facil comenzar en tierras ajenas pero es una oportunidad tambien de amar otra tierra y otra cultura.

Como Inmigrante, uno lleva su cultura con uno y si es dificil desprenderse de la tierra que lo vio nacer, sus costumbres, su idioma, su floklore, su cultura y un largo etc lleno de familia y seres queridos, pero tambien crecemos y aprendemos en una fusion cultural y donde todos interactuamos para convertirnos en una raza y cultura nueva. Aqui en norteamerica se nos conoce como latinos en general...

Me gustaria saber que paso Maria... encontro a su amor?... me dejaste picada... jejjee

Besos,
Aire
.
.

Aire dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Katy dijo...

Aca eso no se lee, se vive...

MentesSueltas dijo...

Querida amiga, te invito a conocer un rincón más intimo, personal...

Un abrazo

MentesSueltas

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Muy interesante, no conocía el textos, ahora existe la posibilidad de que caiga en mis manos
Un saludo

Umma1 dijo...

Nunca es fácil dejar la tierra.
Pero me parece que ahora, las sociedades que reciben la inmigración están más prevenidas. Muy temerosas de los cambios que las nuevas identidades puedan aportarles.

Yo nací en un país que se amasó con la inmigración, al punto que se dice para tomarnos el pelo, en el resto de América, que los argentinos descendemos de los barcos.

No fue fácil para nuestros padres y abuelos, pero tampoco resultó tan cruel.
Se cruzaron los criollos con los gringos, y se cruzaron los gringos del este con los del oeste, y si bien hubo lucha, como te digo, no hubo tanta ferocidad.

Ojalá los paises receptores, recordaran que sus antepasados, no tan lejanos, fueron emigrantes, sería una forma de comprender la desolación del que siente fuera de todos los circuitos.

Un abrazo y perdoná que me extendiera tanto.

giroaj dijo...

Creo que en todos los tiempos, unos más que otros, emigrar ha sido muy duro. Se le rompe el alma dejar su tierra, familia, amigos, costumbres,etc.
Tambien hay lugares y épocas mejores y peores.
Antes había esclavos,...

No elegimos el tiempo en que nos toca vivir. Y muchas veces las circunstáncias nos obligan a ir donde no queremos.

Con el tiempo puede pasar lo q cuentan Dariak y Umma1 de Argentina.
Los italianos e irlandeses fueron muy mal tratados en USA y hoy son gente importante.

Culturas y pueblos como la gallega o la irlandesa mismo, se lo deben todo a la emigración. Autovalorización de sí en la música, literatura, costumbres: IDENTIDAD.
Y mira hoy Irlanda.
Y mira como se levanta Galicia.
Se lo deben a miles y miles de emigrantes.

Eso no quita que al que le toca vivir la parte dura,...pues es muy dura, sí.

Abrazos, :)

Anónimo dijo...

La mayoría de los comentarios escritos hablan de la inmigración como algo triste dejar a tu familia ,amigos....
Pero yo he vivido otra clase de inmigración .

Yo nací en Colombia y mi familia no tenía mucho dinero, mi padre se buscaba la vida como podía vendiendo joyas pero sus negocios nunca daban lo suficiente .Mi madre se tenia que levantar a la 5 de la mañana para trabajar haciendo avena o trabajando en una tienda de ropa .En fin pasábamos muchos apuros económicos algunas veces no teníamos para comer , y como si fuera poco no Tenia que alimentarme solo a mi, si no también a mis dos hermanos . Por eso a mi madre un día, una tía suya le dijo que si quería venirse a España en compañía de su prima . Mi madre después de hablarlo con mi padre accedió ,decidieron que lo mejor era que ella se fuera e intentase buscar dinero y mandar lo que pudiese . Mi padre y mi madre para este entonces ya se habían divorciado desde hace tiempos .
Ella se vino y por lo que me ha dicho no le fue fácil por estar lejos de nosotros que apenas éramos unos críos , el trato que recibía en su puesto de trabajo ... Todas esas cosas que habéis mencionados . Y para nosotros no era fácil por que mientras ella buscaba dinero para mandarlo la situación se había complicado : primero porque nuestro padre murió, le dispararon al parecer por algo de sus negocios, y nosotros necesitábamos mas que nunca a nuestra madre; pero ella no podía venir porque sino como nos mantenía ,ya tenia un trabajo y si venia no iba a servir de nada , por eso nos dejo con mi abuela que nos cuido.
Mi madre en su trabajo conoció a un hombre del cual se enamoro perdidamente y él le correspondía. Comenzaron a salir y bueno se hicieron novios .Él sin conocernos de nada, solo por unas fotos ,nos adopto, nos consiguió papeles y nos trajo a vivir a España al lado de nuestra madre . Pero esto no es lo realmente maravilloso , si no que cuando llegamos nosotros teníamos un techo donde vivir , una habitación para cada uno , comida , colegio , seguridad social y lo que nunca olvidare , la primera vez que entre a mi habitación había un regalo y lo mismo le ocurrió a mis hermanos .
Os he contado todo esto porque me parecía justo que si habláis de lo malo también hablar de bueno. Es verdad ser inmigrante es duro y obviamente no es algo que uno quiero hacer por gusto pero algunas veces las cosa terminan muy bien , no siempre es así , pero sucede porque en el mundo quedan personas buenas como mi madre que sin conocerme me lo dio todo lo que un niño necesita y no tenia que hacerlo él ya había criado a sus , pero por amor (creo no se) pero lo hizo y no me alcanzara la vida para dar le la gracias . No solo él se Porto bien conmigo, al llegar todo el mundo me extendió la mano para ayudarme.
Lo mas probable es que no siempre termine así pero lo creáis o no aveces hay finales de cuentos de hada y yo tengo la suerte de tenerlo .
Gracias por leerlo, siento que se a tan largo espero que después de conocer mi historia seáis mas optimista como el autor de este libro.