jueves, mayo 10, 2007

Hecho verídico

Ella: Si me atreviera a decirle todo lo que pienso, si supiese alguien todo lo que me ha rebajado, como me ha humillado, sin embargo no puedo hacer nada, estoy atrapada. Dependo de su sueldo, de esa cantidad para vivir. No puedo salir a trabajar a causa del problemas X, y eso me hace permanecer a su lado aguantando cada palabra mal sonante, cada imposición.

Llevo casada casi treinta años. El trabaja, pero luego no viene a casa, sino que se queda con los amigos en el bar y vete a ver que más…la verdad es que me importa un bledo donde está, no me es grata su presencia, ojala no tuviera que verle, ojalá pudiera hacer mis obligaciones para con él sin verle, sin hablarle, sin casi recordarle. Cuando viene trata de darme un beso de refilón (beso que yo rechazo con el pensamiento, pero que acepto, no vaya a enfadarse y entonces sea peor), se sienta pidiendo la cena, no habla, solo grita, se lo pongo y al minuto ya está pidiendo “algo”, lo que sea, solo para que yo le “sirva” porque él es lo que lleva en mente, que yo le sirva, se que tiene un gran complejo de inferioridad y lo paga conmigo, pero…estoy en sus manos por el momento.

No recuerdo ni cuando fue alguna vez considerado conmigo porque yo se lo pidiera. Eso si, cuando hacía algo bien que me favorecía…siempre lo echaba en cara (verás que hice esto, o aquello…), pero no porque yo se lo pidiera.

Me dan nauseas su olores, sus pies, sudor, sus eructos, sus ventoseos, es un hombre espantoso, él sabe que me molesta pero se recrea haciendo olores y actos desagradables para cualquiera. Se quita los calcetines donde yo estoy, o se ventosea a gusto y luego va y me dice que si no le soporto, pues NO, pero no se lo digo. No tengo ganas ni de hablar con él, prefiero irme a otra habitación donde él no esté. No es agradable ni trata de serlo, creo que hasta se recrea mortificándome, deja la ropa tirada en el suelo, no tiene cuidado en el baño…y todo su empeño es para que yo esté de mal humor, creo que hasta disfruta con ello.

Está gordo y tienen una tripa asquerosa, cuando se levanta de la cama y se marcha arrascándosela por el pasillo hacía el baño…ni se imagina el asco que me produce. Es tanto que he estropeado el estómago a consecuencia de ello, me he medicado durante un gran tiempo y yo se que es del asco que él me produce, sin embargo…debo aguantar.

Se positivamente que todo esto que sucede es por falta de amor por parte de los dos, ya que estoy deseando perderle de vista, no verle nunca más. Y él tampoco me ama, porque no se puede ser así cuando se tiene ese sentimiento
Así llevo un montón de tiempo. ¿Acabará algún día este suplicio?

Reflexión personal : Esta historia no es agradable, pero les aseguro que las hay peores.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro! que las hay peores. Triste el tener que permanecer con una persona a la que ya no se ama, si es que se amo alguna vez? solamente porque trae una paga a casa...

francisco

Anónimo dijo...

Mar, siento el tener que entrar medio anónimo, pero tengo algun problema con mi conesión.

francisco

Suiza

marvision dijo...

Francisco, entra como quieras, eres un precioso hombre para mi, tu amistad desinteresada es exquisita. Regálame tu presencia y para mi estás más que complido, guapo.
un besito de marvision

gonzalo dijo...

qué horror!!!!

Natinat dijo...

Hola Mar... uuuff me has dejado impresionadísima con este relato sobre esta señora tan sufrida y tan sumisa a su condición, (es que se me parte el alma y hasta me dan escalofríos) porque aun con todas sus limitaciones me parece que algo debería de hacer para salir de la trampa que afecta al binomio... pero hay temor, mucho temor... y lo peor del caso es que aparte de ser muy real, hay miles en esta situación y como tú acotas al final con historias peores...

Mi cariño con abrazo y un helado de fresa y pistacho... más una copita de amaretto... a ver si se nos quita un poco lo amarguito del relato... ay ay

Besos cenitales

Nati

MentesSueltas dijo...

Pasaba a dejar un abrazo y me encuentro con una historia que atrapa, conmueve y te deja reflexionando profundamente... que no es poco.
Esepro estés bien, yo aquí disfrutando el otoño de Buenos Aires.
Un abrazo.

MentesSueltas

anibalechon dijo...

Vaya, me desconecto un poco y descubro a mi vuelta que se está describiendo el mundo; muy buenas las tres historias y el poema.
Como siempre hincando, ya sea las muñecas o los alfileres, y así me gusta, que la sangre que se derrama nos enseñe a no malgastar la nuestra.

Pero hasta cuando tendrá que haber océanos de sangre, y esto cambiará?.

Un beso mar, y recuerda: incombustible, insustituible, incansable e importante.

Daniellha dijo...

Marvision...de terror lo que soporta la pobre mujer, pero lo hace porque quiere. Debería de tomar la decisión de dejarlo, sin amor , para que están juntos?.
Te escribí y regresa el correo, no sé que pasa, te preguntaba si podía publicar el comentario porque tiene tu dirección. Te dejo mi dirección para que me escribas por favor.
daniellha@hotmail.com
Recibe mi cariño y mil gracias por tu amistad.
Besos.