jueves, noviembre 01, 2007

Hay que confiar

Hace unos días recibí un comentario de una amiga que me decía que no había muchas posibilidades para instaurar el equilibrio en este Planeta ya que los humanos teníamos muchos deseos y voluntades personales y no comunitarias…etc…y ello lo dificultaba.

Yo hace un par de años tampoco daba un euro por el Planeta Tierra y nuestra mísera mente humana, que no para de hacer atrocidades.

Sin embargo, si leemos la historia de la humanidad, vemos que los cambios se ha dado y por ello se han llamado épocas o eras, eso si, siempre el nombre de las susodichas se le puso a posteriori y siempre en cada una de ellas hubo un cambio a algo…mejor, por eso debemos esperar que eso ocurra ahora también, ahora que estamos con el medio ambiente por los suelos, y el fanatismo, violencia, intolerancia y el sálvese quien pueda…imperando en el mundo.

El australopitecus, antes era un simio que habitaba en los árboles, y “gracias” a que se desertizó cierta zona donde vivian muchos, algunos de ellos decidieron bajarse de las escasas ramas y seguir una aventura a pie y erguidos hasta llegar a nuestros días. Todo se fue dando poco a poco, en algunos casos, misteriosamente en otras y con premura el otras más.

Se pasó de comer frutos y semilas, a comer alguna parte de un animal (tuétanos), gracias a la época invernal, y con ello nos creció el cráneo. Luego se paso de carne cruda a cocinada gracias al fuego, y esta energía cambió muchas cosas en nuestra vida, el calor, la luz, por no hablar de toda una vida de cambios gracias al fuego. Se pasó de cazar y comer lo que daba la naturaleza, Economía depredadora…a cultivar tierras y amansar a la ganadería y aumentarla con lo que eso supuso hasta nuestros días. Los metales y su importancia. La escritura dejó dicha una vida sabia en erratas para no volverlas a cometer. (Unos humanos fueron esclavos, mientras que otros fueron Faraones o Cesares, (divinidades “decían”), pero todos cayeron estrepitosamente. Egipto primero y luego Roma. Siguieron Emperadores y Reyes con todo el poder acumulado (Absolutismo) más la nobleza que les adornaba (aquí debo decir, que estos seres, los Reyes y los nobles… eran personas incultas y no hacían nada por no serlo, ya que se les daban sus “títulos” solo por herencia, con lo que eran parásitos únicamente), viviendo a cuenta de los plebeyos (pueblo llano), pero todo llega a su fin en toda nación. En unas, como la francesa, vuelan cabezas bajo la guillotina, en otras, el pueblo simplemente echa al Rey y sus duros yugos, se arman revoluciones e implantan democracias, repúblicas, o monarquías parlamentarias, donde el pueblo tenga la palabra y los tres poderes (legislativo, ejecutivo y judicial) estén repartidos y se necesite unión entre ellos para que funcionen. Todo este cambio se dio gracias a muchos componentes, pero hay uno esencial que son Los burgueses. Estos eran gente del pueblo llano con inteligencia en algo, artesanos, mercaderes, banqueros, artistas, médicos, abogados y un sinfín de primeros hombres en muchas ciencias, gente con iniciativa que un día despuntaron en un arte y se dedicaron a ello, se fueron enriqueciendo y pasaron a vivir cerca de estos nobles y a exigir parte del poder a cambio de…su artesanía, maestría, sapiencia…y así fue como se fue desmoronando poco a poco aquel poder tan corrupto y desigual de las monarquías absolutas y se empezó a valorar a las personas una a una por lo que era y por lo que era capaz de aportar.

En nuestros días sabemos que hay cambios, pero no hay demasiados aún, ya que una gran parte de la sociedad está dormida viviendo una nirvana sin fin… y sin sufrimientos desde su nacimiento. De todo buen pensante es…Qué no se puede saber lo que es sufrir si no se ha sufrido. Por eso las noticias están llenas de despropósitos. Niños que se pegan palizas unos a otros solo por poderlo filmar con el móvil, pederastias en Internet a todo trapo, hombres que cocinan y se comen a su novia, humanos que asesinan por un tal “Alá”, en fin…de todo un poco. Hemos diseñado unas tecnologías fáciles para cualquiera, incluso un niño de dos años puede marcar un nº de Móvil o Tfn si solo debe marcar una tecla que conoce muy bien, porque se lo dijo un día su mamá. Estos niños con 6 años son más listos que los de hace (treinta años) a los 15, y a los 8 ó 9 más que los que tenían 20 hace (treinta años). Sí, está todo en la calle y lo que no está en ella está en la TV y sin omitir Internet, accesible a cualquiera, como no.


Tengo esperanzas fundamentadas, sé que cuando llegue la “casitragedía”, sucederá un desenlace, nacerá algo de dentro del ser humano que hará esforzarse de la manera precisa, el humano está preparado para ello, solo necesita una estampida y no se tratará de correr…precisamente

Nada bajo el sol morirá, solo cambiará y lo hará a mejor, es la evolución

6 comentarios:

Opalo dijo...

Confianza, esperanza, AMOR son las palabras magicas :)
Besitos

Daniellha dijo...

Marimar...pienso que cada día trae un desenlace importante, si lo hacemos a través de nobles sentimientos, buscando siempre dar lo mejor seguiremos evolucionando para mejor.
Con amor , esperanzas y pasos firmes vamos creando un mundo mejor.
Besos hermanita.

La interrogación dijo...

Yo creo que como siempre nos sentimos lo más importante del planeta. Pensamos que nuestro paso por la tierra es lo único y en la evolución no somos más que una miguita en tantos millones de historia de la Tierra. Si dejáramos de mirarnos el ombligo y mirasemos la grandeza de lo que nos rodea...

Pedro dijo...

Como siempre un texto genial; ya sabía yo que no me equivocaba enlazándote en mi blog.
También yo opino como tú. Toda tendencia tiene un límite; cuando éste se acerque o llegue, muchos serán los que sufrirán sus consecuencias... pero muchos otros resistirán, sabrán adaptarse y la vida seguirá, con la garantía de que habrán reistido sólo los más aptos y capacitados, como siempre ha ocurrido.
Un beso.

∂Væ ƒæNiX™ dijo...

Siempre tienes escritos que haces sentir especial a mi alma... sin mas me voy con lo mejor de tus letras!

Umma1 dijo...

La historia de la humanidad es sin lugar a dudas un espanto, una galería de horrores.
Pero la velocidad de las calamidades que está padeciendo el planeta, da signos de que o ponemos un parate o nos resignamos a extinguirnos.

Muy bueno, buenísimo tu blog. Felicitaciones