viernes, marzo 28, 2008

Natural, espontaneo...auténtico

Ayer terminó el programa televisivo de “Supervivientes” y, aunque no haya visto más que la final de este reality show, desde la mitad ya sabía de que iba, y todo cuanto había acontecido en tantos y tantos días. Adiviné quien iba a ganar y el porqué.
De entrada diré que no opino del programa ni de los concursantes. Si lo retransmiten es porque alguien lo ve. Y todos estamos en este barco llamado mundo. Todos andamos sobrados de lengua y faltos de acciones, para venir a protestar por el contenido de algunos programas de TV. Antes de protestar por su contenido, se puede apagar el electrodoméstico. Y quien piense que se puede hacer algo, “mejor”...que empiece a hacerlo. No seré yo la que lo catalogue, faltaría más.
Al final quedaron dos, un ex concursante de “Operación Triunfo”, Leo. Y Miriam Sánchez una actriz porno, portada de desnudo en la revista Interviú y novia de un tipo un tanto peculiar que se prodiga en plató en plató de programas rosa. En fin, dos personas que buscan triunfar y no encuentran cómo. Cada quien es libre de hacer con su vida lo que desee.

Quiero analizar el comportamiento dentro de la isla en la que han estado en convivencia los unos con los otros. Y solo lo haré desde los dos principales finalistas, Leo y Miriam.

  • Leo fue trabajador, callado, amigo.
  • Miriam fue alegre, entusiasta, dicharachera, trabajadora, amiga.
  • Leo fue diplomático, estratega, interesado, hizo pactos con otros para nominar y no ser él el nominado.
  • Miriam fue directa, loca, emotiva, espontanea, natural y auténtica.

Lo sabemos desde los dos primeros reality show que echaron de “Gran Hermano” (pionero en programas de convivencia), y el resto que les ha seguido. Las estrategias no dan resultado alguno. Lo que sirve para enganchar al público de estos programas es la naturalidad, la espontaneidad. El resto es trampa y el público lo sabe. Por eso ganan los que no fingen. Si hay que reñir y decirle algo a alguien...se le dice, pase lo que pase a continuación, y no ir de “buenin” con todos.
Estos programas nos debieran de hacer ver la realidad y ser espejos para el día a día. Las estrategias y diplomacias...tiene los días contados. Todo teatro se acaba desmontando o cayendo.
Por cierto, el programa para verlo...no pierdo el tiempo en ello, no me gusta nada. Sin embargo me gustaría tener una experiencia como la que se han llevado ellos. Me han parecido unos afortunados, con premio o sin él.

Por cierto...ganó Miriam, claro. Quién sino.

3 comentarios:

∂ZuL™ dijo...

Vaya... esos programas a veces es demasiada adrenalina de principio a fin, a veces son buenos y otras tantas... no me convencen, saludos!

Daniela dijo...

Marimar...no veo mucho esos programas aquí, pero noto que Miriam merecía ganar, tiene una personalidad muy atrayente.
Besos hermanita.

Pedro dijo...

La sinceridad y espontaneidad ganan siempre en todos los campos de la vida. Habría que empezar a cultivarlas.
Besos.