jueves, agosto 20, 2009

Reflexiones para reflexionar

“Ser o no ser”, “Solo sé que no sé nada”, ahora que los hombres saben más cosas hay que preguntarse, ¿Están los humanos llegando al final de la Historia? ¿No hay una conexión entre el desarrollo del conocimiento y la ciencia, por un lado, y el efecto invernadero y la desaparición de las selvas vírgenes por otro? Quizá no fue, al fin y al cabo, ninguna tontería llamar “pecado original” a la necesidad del hombre a saber, desarrollando su razón y pensamiento.

Darwin se aventuró a adivinar…Si pudiéramos imaginarnos una pequeña charca cálida en la que se encontraran toda clase de sales, en la que hubiera amoniaco y fósforo, luz, calor, electricidad, etc., se podría llegar a crear químicamente un compuesto proteínico en esta charca…Darwin se aventuraba a pensar sobre cómo la primera célula podría haber surgido en una materia inorgánica. Stanley Miller, años más tarde reprodujo en el laboratorio las condiciones que supuestamente se “darían” en la Tierra primitiva, y consiguió que se formasen compuestos orgánicos sencillos.

Un hombre se puede reproducir, un pez se puede reproducir, pero no surge nueva vida hoy en día en la Tierra, ni siquiera una bacteria o virus. Todas las clases de vida existentes llevan muchas generaciones aquí. La selección de la especie y la interacción entre ellas hace que se mantenga el equilibrio en el planeta. Hace unas décadas nacían muchos niños pero a causa de enfermedades algunos morían; gracias a la penicilina y otros fármacos este sistema natural de mortandad se ha alterado. Sin embargo sabemos que la penicilina y sus compuestos ataca a las bacterias, y éstas también son seres vivos. Como ya sabemos todos los seres vivos van modificando sus genes para reforzarse ante la adversidad. Esto es lo que hacen las bacterias, mutan y se refuerzan ante los fármacos. Y la pregunta que surge es…¿Habremos alterado la vida del humano y acabará pagando con su extinción?

Sartre, Camus, Beckett, escribieron obras de teatro. Característico de estos y de muchos otros escritores modernos, es lo que solemos llamar “el absurdo” o teatro de lo absurdo. Surgió como una reacción para mostrar en el escenario la falta de sentido de la vida y hacer reaccionar al público. Mostrando y revelando lo absurdo, por ejemplo, en sucesos cotidianos, así el público puede buscar otra existencia más auténtica. Cuando el ser humano no se encuentra a gusto en su entorno hay que “querer” escapar, “Si la casa está ardiendo hay que huir de allí, aunque no se tenga otra casa donde meterse”

3 comentarios:

Christian dijo...

Hola Marimar, hoy mi cabeza está ausente, he leído tu artículo y me gustaría desglosarlo, esta noche, cuando aterrice intentaré hacerlo, un abrazo!

Christian dijo...

Hola Marimar, podría escribir muchísimas líneas en referencia al primer párrafo, escribiré algunas:

"Ahora que los hombres saben más..."

Esa afirmación es cuanto menos discutible.
Puede que se haya avanzado muchísimo en la ciencia y en la tecnología, pero...¿en el conocimiento del ser humano?
Los gimnasios están llenos y las bibliotecas vacían, la cultura es algo prescindible para gran parte de los ciudadanos y la educación muchos de ellos la reciben en la calle, donde también adquieren muchos vicios e influencias negativas.
Los medios de la comunicación se convierten en instrumentos de manipulación de los ciudadanos, coartando así la posibilidad de éstos a ejercer sus propios jucios, reciben información y la tragan sin tan siquiera indagar ni profundizar en ella.
¿La sociedad avanza?, yo creo que es indiscutible que actualmente no sólo hay crisis económica sino también de valores, entre otras cosas.

No creo que el desarrollo en los ámbitos de la ciencia y el conocimiento traigan consigo el final de la historia, aunque haciendo un símil con ''el hombre'', cuando éste alcanza la vejez y supuestamente empieza a entender el oficio de la vida ya le toca morirse, la historia para él acaba...

"¿Habremos alterado la vida del humano y acabará pagando con su extinción?"

La ciencia no es lo mío, sin embargo me interesa muchísimo, no tengo una visión egoista sobre el futuro del universo, es decir, no sólo pienso el presente, en mi presente, sino en el futuro de los que estarán aquí cuando yo no esté...

"“Si la casa está ardiendo hay que huir de allí, aunque no se tenga otra casa donde meterse”"

Conformismo, miedo a lo desconocido.
Leí una frase hace poco que la curación comienza cuando se hace algo que antes no has hechos, cuando se rompe con el círculo de hábitos...
Tiene razón, a veces vivimos una vida cómoda, nos volvemos conformistas cuando siempre la vida nos puede proporcionar más, pero tenemos miedo a perder lo que tenemos...

Un abrazo Marimar, esta ave de carroña seguirá alimentándose de tus escritos que son mucho más que carnaza

marvision dijo...

Es cierto Christian lo que dices.
Sin duda los avances en el siglo pasado fueron enormes. Tenían razón los filósofos del tiempo de la Ilustración cuando dijeron que “estaban convencidos del gran progreso en cuanto se fuera la ignorancia y la sin razón”. Así fue.
Tampoco podemos obviar el estado de bienestar que adquirió Europa occidental, Norteamérica y alguna nación más suelta por ahí.

España, aún con Franco y lo que conlleva una dictadura, fue muy boyante tras la guerra civil española y la posguerra (que según mi madre fueron muy duras), pero resurgió la industria, la ciencia y la tecnología. Luego tras la muerte de Franco todo ha sido dirigido al buen vivir. En un mundo lo más cómodo posible.

Tener una lavadora, un TV, agua caliente, un coche… significa tener agua corriente en nuestra casa, electricidad, gas, gasolina cerca, etc. Esa infraestructura generadora de energías ha sido un logro muy grande para los que las hemos disfrutado y disfrutamos aún. Al mismo tiempo esa infraestructura ha deteriorado el hábitat, como todos ya sabemos.

Hay que empezar a decir que lo que ha sido bueno…también ha sido malo. Pero sin referencias anteriores no podíamos saberlo. Ahora no podemos quedarnos lamentándonos, sino actuar de otro modo.
Es cierto que sabemos mucho, no hay que referirse a todo el mundo, sino a una parte ínfima de personas que se han especializado y nos han avanzado y mostrado toda la tecnología. No sé aún lo que es el ADN, pero hay quien lo sabe. Eso significa saber para todos, porque cuando alguien necesita un trozo de piel…unos biólogos lo fabrican con cultivos y se lo implantan a cualquiera, sepa o no sepa esa persona lo que es y como se hace. Ahora lo que importa es curar a la persona. Quiero decir que “sabemos mucho”, en general.

Sin embargo la gran pregunta es, si el desarrollo de la mente y la razón, dando lugar a la tecnología y la ciencia…No serán el pecado original?

Es cierto eso que dices, La gente está más preocupada por el TDT que hay que añadirle a la TV que por los mosquitos que están atravesando el Estrecho y llegando Cádiz. Son portadores de enfermedades muy graves. Pero así es la vida, hasta que no nos pasa en propia piel…no gritamos. Además, hoy día, el que quiere saber…puede hacerlo, aquí en España. Y gratuito todo.
Pero cada persona tiene su historia, no se puede criticar
Gracias por tu aportación, Christian
Marimar