miércoles, diciembre 29, 2010

Hablando de personas


Hace unos días leí un rotulo de un anuncio que decía:

Que caso o cosa te ha sorprendido, te ha llamado la atención, o destacarías, de lo que has vivido y recuerdes este año que está acabando.

Sí, he estado haciendo balance y sigo haciéndolo, valorando los avances en mí y en mi entorno, lo lejano, lo cercano, el mundo informativo, lo destacable, lo que me gusta, lo que no me gusta, todo. Y tras un análisis he decidido hablar de un hecho que me ha llamado poderosamente la atención y si lo expongo es porque lo tengo en mente. Es posible que a mi lado se hayan cometido actos destacables, “muchísimos” pero si no los recuerdo o no me han llamado la atención como destacables será porque así ha de ser. Y, como se trata de algo “destacable en este año que termina” tengo que hacer buena memoria y pensar en algo que de verdad me haya hecho reflexionar cuando sucedió. Y este caso es el que voy a mencionar:

Un vecino fenomenal que tuve (y tengo) el privilegio de apreciar, ante su generoso comportamiento, y llamó poderosamente mi atención.

Hace poco más de un mes se estropearon las bombas de los sótanos de mi urbanización. En nuestro portal hay 34 viviendas repartidas en 8 alturas. Se inundaron los trasteros, parte de los garajes y los ascensores. El ruido era enorme, intimidaba, parecía una catarata que caía por el hueco del ascensor y ello provocó no pocos desperfectos. Eso sucedió desde las 19 h del día 11 hasta las 7 h de la madrugada del día 12, de Noviembre.

El día 11 llegué a casa como casi siempre, a las 22 h de la noche, cené y me acosté. A la 1:30 h de la madrugada del día 12 oí grandes voces y ruidos. Me levanté de la cama, me vestí y fui a ver qué sucedía. Estaba un vecino con la policía municipal mirando las instalaciones e interesándose por la enorme avalancha de agua que bajaba por el hueco del ascensor. Fueron a casa del presidente de la comunidad, y ni siquiera bajó a ver lo que sucedía, se limitó a decir que a la mañana siguiente ya daría parte a los administradores. El vecino que estaba con la policía fue a su propia casa y redactó dos escritos con esmero, cogió cinta aislante y se trasladó a los garajes a poner las dos notas, una en cada ascensor. Yo le ayudé. Decía él, que si no lo hacía, cualquier vecino despistado era capaz de abrir el ascensor y meterse dentro arriesgándose a que sucediera un accidente. Estuvimos mirando e interesándonos desde la 1:30 hasta las 3:30 de la madrugada los cuatro, (el vecino, los dos policías y yo). Se inundó la mitad de los trasteros, y estuvimos mirando que no se inundara nada importante por si había que llamar a los bomberos, que llegaron por la mañana. Hicimos un ruido importante de puertas y otros sonidos molestos en la noche, pero nadie se levantó.

Este vecino, cuando le pregunté que cómo se le ocurrió llamar a la policía, dijo que, llegó de trabajar a las 00 horas, cenó algo, bajó y vio tanta agua que pensó que debía hacerlo, ya que no sabía bien el riesgo que se podía correr toda una noche cayendo una cascada de muchos litros de agua inundando los inmuebles.

Este vecino es un chico soltero y vive solo. Desde que le conozco he sabido que es gran persona, pacífico, comunicador, franco y alegre. Él madruga y trabaja, porque, aunque no quiero decir en qué, sé en qué, y el trabajo que efectúa es duro. Este chico no es bueno, no es malo, no es nada de todo eso. Él es así, no hace un esfuerzo para ser diferente, le nace de dentro. Es altruista de naturaleza

En las horas que pasamos en las escaleras, que suben del garaje al bajo, estuvimos hablando del porqué más gente que estaba oyendo el ruido no era capaz de interesarse por lo que estaba pasando, cuando lo que se estaba inundando era de ellos. Sus trasteros, sus garajes, sus cosas. Alguien dijo que la gente pasa de problemas (en fin, este escrito no es para juzgar a nadie, sino para destacar a "alguien", por tanto sigo hablando de lo que importa)

Estas pocas letras son para destacar a este chico que es un ser anónimo, y anónimo se quedará por lo que a mí respecta. Y quiero decir que, por conocer a personas como él es por lo que merece la pena haber pasado por este mundo. Son pocos, pero alguno hay. Y mi privilegio es reconocerle y haberle visto con mis propios ojos. Por personas así, claro que merece la pena tirar adelante. Si hay que ponerles un nombre, diría:

Personas con plumas de oro que dejan ver sus destellos sólo a alguna persona y en momento puntuales (esta persona tienen aspiraciones a ellas).

Y lo más importante de todo esto es que, cuando me encuentro en un mundo de gente absurda, masificada, institucionalizada por la sociedad existente, autómata y tan distinta a mi parecer…me sorprende un ser humano, coherente, sano, despierto, franco, natural, solidario y sobre todo comprensivo con el comportamiento de los demás. Gracias a ello se me engrandece la Fe.

Es capaz de entender algo en los que no son como él. Él parece unos pasos adelante, y sin embargo es el más alegre, y su sonrisa de lo más franco que he visto nunca.

Vuelvo a creer en esa ínfima cantidad de personas “distintas” que viven entre nosotros y nos es tan difícil distinguir, a no ser por casos puntuales como el descrito.

2 comentarios:

Alhami dijo...

.


...lo que relatas es realmente estremecedor y me llega, no solo por el chico y su actitud benemérita, responsable y altruista, sino también por personas como tú que tienen esa percepción que va más allá de lo aparente y captan lo trascendental de la vida, incluso, en una sonrisa... Gracias Mar, igual a mi se me engrandece la fe... con el fervor humano que observo aquí... mil gracias.


.

SALUD!!… querida Marvisión, brindemos por un mundo mejor donde prive la armonía la paz y el amor, potenciado por la Fe y la esperanza, aunada a una voluntad tenaz para alcanzar nuestros sueños más preciados


..."El año viejo... mi viejo lindo que ya se va...".

FELIZ AÑO 2011, MUCHA VENTURA. SALUD, AMOR…. Y que todas las demás yerbas aromáticas vengan por añadidura… con la bendición del Creador creador de criaturas

cuídate amiga guapa, y se feliz a plenitud con alma, vida y corazón

Besos de luz de Alhami
.

marvision dijo...

Sí, es posible que sea de esas personas que observan más que ven. Suelo salirme de mi misma y verlo como si fuera otra persona que observa desde la distancia. Y es que, la especie humana, entre la que me encuentro, es muy distinta a mí. Por eso noto mucha apatía, aborregamiento, institucionalización, y conformismo. Y cuando alguien destaca de esa masa enorme y se sale de la norma…me llama poderosamente la atención. Y máxime, si el chico es comprensivo, aunque no complaciente, con los demás. Es decir, el sabía que no era normal no estar preocupado por lo que son nuestros inmuebles, sin embargo comprende que la gente es “así”. Y eso le da mucho más mérito a mis ojos. No lo hizo solo por él, sino que cuida de que los demás no sufran daños, eso es para mí “amor” al prójimo.

Lo mismo para ti, una buena entrada de año y besos,
Marimar